Archivo de la categoría: Yo y la UCV

¿Todos los médicos venezolanos deben irse al medio rural? ¿Todos?

Disculpen la ambigüedad de este título, pero no se me ocurría cual poner. Espero que lean el artículo completo antes de que tomen alguna decisión apresurada.

Acabo de leer la Gaceta Oficial No. 39495 del día 25 de Agosto del año en curso, haciendo referencia al cumplimiento del Artículo 8 de la Ley de Ejercicio de la Medicina , que consiste en el cumplimiento de un año de ejercicio de medicina en un medio rural para que el título obtenido en la Universidad correspondiente pueda ser validado por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, hoy llamado Ministerio del Poder Popular para la Salud. En esta gaceta, se dice que todos los médicos venezolanos deben ejercer como médicos rurales, de acuerdo con esta ley, en poblaciones menores de 2500 habitantes, incluyendo las poblaciones dispersas. Como yo todavía soy un estudiante de medicina, tarde o temprano me tocará ejercer esto, por lo que a mi en lo personal, la afectación que me produce es relativamente poca. Solo estaré alejado un tiempo de las comodidades de la gran ciudad, y eso es bastante minoritario.

Sin embargo, en estos cinco artículos de la Gaceta, hay algo que no me termina de cuajar. Voy a copiarlo y pegarlo aquí.

Artículo 1: Todos los médicos y médicas venezolanos y venezolanas deben prestar su servicio como médicos rurales en poblaciones rurales consideradas como tales aquellas que comprenden las localidades o los centros poblados de menos de dos mil quinientos (2500) habitantes, incluyendo la población diseminada.

Artículo 2: Las máximas autoridades en salud a nivel Estadal, expedirán la constancia correspondiente, requisito indispensable para proceder a la inscripción del título de Doctores en Ciencias Médicas y/o Médicos Cirujanos, una vez que los médicos y médicas venezolanos y venezolanas hayan dado estricto cumplimiento a lo establecido en el artículo 1 de la presente Resolución, de conformidad con el artículo 8 de la Ley de Ejercicio de la Medicina.

Artículo 3: El Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria no procederá a la inscripción definitiva del título de Doctores en Ciencias Médicas y/o Médicos Cirujanos, hasta tanto los médicos y médicas venezolanos y venezolanas hayan dado estricto cumplimiento a las disposiciones de la presente Resolución.

Artículo 4: Se deroga cualquier Resolución que colida con la presente.

Artículo 5: La presente Resolución entrará en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

Después de leer esto, hubo algo que me picaba en la nariz, y no me gustó para nada.

En primer lugar, dice que todos los médicos y médicas de Venezuela deben cumplir con el artículo 8 para ejercer la medicina en el país. Sin embargo, dice que son los títulos de Médico Cirujano (el que me toca) y los Doctores en Ciencias Médicas. ¿Esto significa que después de haber cumplido el artículo para validar el de Médico Cirujano, debo volver a hacerlo para validar el de Doctorado? ¿Y donde quedan los que ya cumplieron ese artículo antes de la publicación de esta Gaceta? ¿Y cómo quedan los que ya están cumpliendo en estos momentos el Rural en poblaciones mayores a ese número? Espero que no me digan que se les borra de golpe y porrazo todo eso, porque ahí si que les vomitaría la bilis con todo el gusto del mundo.

Reflexionando bien el asunto, de verdad me asusta que médicos que ya han validado sus títulos en su momento, con doctorado y carrera establecida desde hace un chorro de años, deban volver a repetir el Rural para validar de nuevo los títulos. Más aún, me asusta la condición de los que están haciendo su rural en este momento. No se aclara que pasará con esa gente, y eso puede terminar entrando en una discrecionalidad peligrosa. No dice si seguirán como están, o si deben mudarse a la población especificada, ni si son válidos o no los títulos de aquellos que ya cumplieron con la ley hasta antes de la publicación de esta Gaceta. Son TODOS, con rasero impuesto, los que deben cumplir, pero sin analizar los puntos que yo me estoy preguntando.

En serio, ¿Qué se pretende? Lo comprendo para aquellos que como yo, no se han graduado. Yo en lo personal tengo asumido que terminaré yendo a algún caserío perdido en el mapa a cumplir el Artículo 8, con total responsabilidad. ¿Pero todos lo demás? ¿Ya no vale de nada y deben repetir toooooodo el trajín a pesar que ya cumplieron e hicieron su vida en sus sitios de vivienda con esposo(a), hijos, perros y todo el combo? Explíquenme, por que mí no entender.

Esta Gaceta va a levantar bastante roncha cuando sea leída, porque estas cuestiones son muy serias. Miren que en su momento yo haré un doctorado, y necesito saber si debo volver a realizar el Artículo 8 otra vez. Con una vez me basta, porque según ese artículo, una vez cumplido podré ejercer privadamente lo que me venga en gana. No dice que hay que repetirlo. Cuidado con una discrecionalidad irracional, o si no, por creer que están dando un tiro al piso, se lo están dando en el pie.

Anuncios

Violenca en la UCV II

A continuación, copio y pego un comunicado del Centro de Estudiantes de la Escuela Luis Razetti acerca de los hechos de violencia recientes de la UCV:

UCV: ¿Libre de violencia o violencia libre?

Esta es la pregunta…

La Universidad Central de Venezuela, la casa que vence las sombras se ve opacada día a día por las diferentes problemáticas que agobian a nuestro país, la delincuencia, la intolerancia, la carencia de respeto, la pérdida de valores y la violencia ya no son solo agentes externos a la universidad pues se han convertido en la base de innumerables conflictos en los espacio de la Ciudad Universitaria.

La UCV, espacio de esparcimiento y crecimiento, no solo destaca por su excelente formación académica, sino por la apertura al pensamiento crítico y reflexivo que permite hacer de los conflictos motores para la promoción de soluciones asertivas e inclusivas beneficiando a toda la comunidad.

La UCV, nuestra UCV es más que una Universidad es nuestra gran familia, en donde la diversidad de pensamiento, de caracteres, de creencias y de vivencias políticas no son mas que oportunidades de crecimiento, es por ello que como Ucevistas deploramos cada hecho delictivo y violento que dentro de sus espacios ocurre pues la ofensa, el abuso y la falta de respeto que recae con estos hechos no lo hace solo sobre sus espacios físicos, no solo perjudica a las autoridades, sino también a cada estudiante, a cada docente, a cada obrero, a cada miembro de esta comunidad.

Es por ello que desde el Centro de Estudiantes Razetti queremos hacer una llamado a la toma de conciencia sobre el significado de la violencia, resaltando al dialogo como la herramienta efectiva para hallar las soluciones necesarias a las diferencias y a los conflictos que a diario se presentan; rechazando categórica e irrefutablemente cualquier tipo de violencia que ponga en peligro físico y moral a la comunidad que dentro de esta casa se desarrolla.

De igual forma exhortamos a la Autoridades Universitaria a que exijan las investigaciones necesarias para dar con los culpables de este hecho lamentable y sancionarlos de acuerdo a lo establecido en las leyes de nuestro pais, ademas de generar medidas que garanticen que este tipo de enventos no sigan dañando nuestra Ciudad Universitaria y nuestro gentilicio de Ucevistas.

No mas impunidad, basta ya de tanto abuso, basta ya de soportar la
intolerancia, busquemos soluciones, defendamos nuestra UCV.

Esto se escribe a razón que unos hijos de puta quemaron la oficina del rectorado de la UCV, destruyendo el piso uno y parte del piso dos. Este tipo de cosas solo provocan indignación, porque va más allá de la división política que se observa dentro de la UCV. Esto ya se trata del más burdo sicariato contra unas autoridades universitarias legitimamente elegidas, e incluso más allá: Contra toda la comunidad universitaria.

La violencia está desatada, y no existe ninguna autoridad, estatal o universitaria, que pueda protegernos. La policia no sirve para nada, la cacareada autonomía a veces obstruye el paso de la justicia, y los vigilantes de la UCV no tienen una estrategia clara para enfrentar estas situaciones. Esto solo provoca arrechera. Arrechera y pena ajena. Caracas se está convirtiendo en una especie de comedia de un western norteamericano donde solamente la ley de la pistola, el malandraje y el vivalapepismo son lo que imperan. Y esto no tiene color político de ningún tipo. Los que caen en esto, son unos hijos de perra de la peor calaña, y con la ley más dura se les debe responder. Ya basta que la capital de la república se comporte como una barriada peligosa y plagada de delincuentes. ¡Ya basta de violencia, no joda!

La Universidad ha estado en peores situaciones en el pasado, y volverá a salir adelante, y eso solo será con la ayuda del estudiantado. No importa, una vez más, el color político que se tenga. Este atentado contra la rectora y la infraestructura, patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO, es más bien contra el estudiantado, contra toda la comunidad ucevista, y solo unidos podremos sacar a esos desgraciados seres de mierda fuera de nuestro campus.

La Universidad no solo vence la sombras, sino a estos malnacidos también.

Ya vomité mi bilis. Ahí tienen los comentarios.

Carta abierta a Giovanni Provenza

Supongo que ustedes, mis amables lectores, recordarán este artículo acerca de una denuncia personal, con toda mi mala leche, sobre la actitud del estudiante Giovanni Provenza ante una denuncia que le había hecho (vean el artículo para más detalles). El día de hoy, Giovanni se me acerca para aclarar su postura respecto a ese artículo, y con todo el respeto que me merece, tomé la decisión de escribir esta carta abierta.

Tomenlo también como una declaración de principios para aclarar como manejo las cosas en este hueco de la Internet, sin que eso signifique entre él y yo exista algún altercado. Nada tan alejado de la realidad. Nuestra breve conversación de hoy fue bastante agradable y lleno de concordia.

Procedo entonces al mensaje:

Estimado Giovanni:

Cuando se es elegido para un cargo representando a los estudiantes a una determinada instancia de nuestra escuela, las actitudes que se deben tomar respecto al cargo siempre deben ser cordiales. Sin pretender que te conviertas en una monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, debes saber que alguna determinada actitud tuya puede despertar malestar en la gente. Y tu deber, como representante, es contribuir a la concordia. El que te hayas acercado a mi después de leer ese artículo, me pareció evidencia de eso, y lo aplaudo.

Como te mencioné en el artículo anterior, no espero que seas tú el que resuelva el problema que denuncié, como el de los baños de nuestra escuela. Tampoco espero que te hagan caso si tu hubieras llevado el problema a instancias superiores. Tu cargo te da un nivel de responsabilidades, y solo te puedes manejar en ese nivel. Eso lo tengo claro. Lo que despertó mi indignación fue la actitud que tomaste en ese momento histórico que reseñé en mi artículo. Si tu intención no era precisamente esa, lo aclaraste y lo acepto, pero esa percepción existió, y te hago ese llamado de atención para que puedas corregir ese aspecto. Lejos de que sea un problema personal, tomalo como una autocrítica que te puede ayudar mucho en tus relaciones políticas dentro de la facultad.

Sin embargo, y esto es lo importante, los hechos siempre terminarán hablando por los demás. Si tienes una buen voluntad de hacer un buen trabajo, y logras la aceptación de tus representados con una buen actitud, entonces solamente me resta desearte una muy buena suerte en tu cargo, y que hagas un buen trabajo. Más allá de esto, no se que te puedo dar.

Lo que escribí, escrito quedará. Tomalo como una política propia de guardar como archivo todo lo que hable aquí. Yo no soy poseedor de la verdad absoluta y puedo equivocarme, pero algo si asumí el día en que me metí en este paquete: Me responsabilizo de todo lo que escriba. Es por eso que, si de pronto mi artículo resultó una completa habladera de paja, me sentiré muy feliz si tu trabajo me demuestra justamente eso. Eso significa que tienes una base sólida para defender tu postura y tus argumentos, y que tus hechos podrán desmentir todo lo que yo, o cualquier otro, diga.

Por supuesto, no significa que admita que hablé paja. Significa que si yo hablo, lo hago con los elementos que me dan. Si esos elementos son errados, entonces aceptaré mi error. Pero para eso, falta demostrarlo con hechos. Decir más, sería llover sobre mojado.

Quiero cerrar esto diciendote que los comentarios siempre estarán abiertos para ti, y para cualquier parte interesada del tema. Se cuando hablo con mala leche, y el que a hierro mata no puede morir a sombrerazos, pero las partes interesadas siempre han salido publicadas íntegras. Que sus argumentos tengan peso o no, dependerá de ellos. Pero si de verdad me equivoqué en alguna apreciación, recuerda esto: Pruebamelo con hechos, y me guardaré los comentarios cuando haga falta.

Que tengas una muy buena suerte en tu deber. Te deseo toda la mejor vibra que te pueda mandar. Lo dicho, dicho quedó, y que quede en los archivos para la posteridad. Nadie es dueño de la verdad absoluta (mucho menos yo) pero es bueno guardar qué se dijo para tener bases sólidas para seguir hablando.

Que los hechos tengan la última palabra.

Por Fedor Vilachá, y los cientos de muertos al mes.

Hace varios días, un compañero de clases de la Escuela Luis Razetti, Fedor Vilachá, fue asesinado por unos desgraciados que trataron de robarle el vehículo. Noticias atrás, una redada policial en un Barrio de Petare terminó con 50 detenidos, de lso cuales 8 estaban presuntamente vinculados con el asesinato de Fedor.

Y descubro hoy que los dejaron libres.

Por la calentera que tengo en este momento, por los cientos de muertos que acumulamos cada mes por manos del hampa, por la policia ineficiente que captura criminales para volverlos a soltar, y por los malnacidos que disparan contra inocentes por un pedazo de celular, o un automovil, aqui les dejo este mensaje.

¿Y la policia para que sirve?

Me acabo de enterar por una gran amiga que estudia en la Escuela de Medicina José María Vargas, que esta fue atracada por 5 malandros hijos de puta armados hasta los dientes. Reviso en la red que noticia hay al respecto, y encuentro esta nota del diario La Voz, del día Sábado 28 de Noviembre. En el que efectivamente, ocurrió un atraco masivo el Viernes 27 de Noviembre, en el Cafetín del Hospital Vargas.

Aunque la nota dice que fueron cuatro malandros, creo que eso es un detalle menor. Estamos hablando de gente armada que entra a un Hospital, sitio donde les extraen los pedazos de plomo que les dan los rivales y les salvan la vida, y se les da el trato humano que todo el mundo merece.

Pero hay momentos que en serio provoca decirles “Contigo pan y cebolla”.

Sin embargo, aqui viene otra pregunta: ¿Y donde carajos está la policia? Porque para vigilar un hospital de consulta masiva como el Vargas, pues se mueren de hambre. Ya se que hay proyectos de Policia Nacional, de Milicias Bolivarianas y toda esa cháchara, pero a los hechos me remito: ¿Donde coño están? Porque aparecieron raudos y veloces a contener la justificada protesta de los estudiantes afectados, que marcharon rumbo a la Comandancia de la Policía Metropolitana en Cotiza. Sirven más como fuerza de choque que como protector de la seguridad de los caraqueños.

Es por esas vainas que yo si estoy de acuerdo con que rehagan la policia, sabiendome a miel con leche que digan que esa Policia Nacional sirva para oprimir a la disidencia del Gobierno. Si la policia actualmente está plagada de malandros con armamento legal (descartando, como es obvio, a los policias honestos), ¿Por qué no bajarle la santamaría de una soberana vez y poner un cuerpo policial que sirva?

Para cuando el Cuerpo de Policía Nacional salga a la calle, veré a esos malandros que trabajan en la PM camuflajeandose con los honestos protestando por sus derechos a seguir “matraqueando” a la gente.

O como dirían Penn y Teller, magos de Las Vegas:

¡Bullshit!

¡Bullshit!

Lídice y el MPPSalud: ¿A qué se juega?

A pesar que el Jesús Mantilla salió (por fin) del gabinete de Salud, y ha sido reemplazado por el MInistro Carlos Rotondaro, todavía hay cosas que me hacen pensar que la relación entre médicos y el Ministerio, lejos de mejorar, está empeorando.

En el hospital “Jesús Yerena”, mejor conocido como el Lídice, están pasando cosas que me hacen agarrarme de la cabeza del pánico. El 2 de Noviembre pasado, hubo protestas de los médicos que laboran en ese hospital por el eterno cuento de falta de pagos, falta de insumos, instalaciones destruidas, etc, etc, etc. Sin embargo, aparece una denuncia contra cuatro médicos, todos Jefes de Servicio o con cargos de importancia, por obligar a los pacientes a plegarse a la marcha, so pena de no ser atendidos.

Esta es la parte que está haciendo que se me salte la bilis: Todos los médicos, salvo un cirujano y un internista por causas de fuerza mayor, han renunciado al Hospital y han dado de alta a TODOS los pacientes, como parte de la protesta, con la condición de reenganchar a los cuatro médicos investigados (suspendidos por la bicoca de 60 días) para volver a sus labores.

Sin embargo, los representantes del Ministerio le están pintando una muy bonita palomita blanca de copetico azul, gracias a este comentario del señor Rotondaro: “Tomen sus decisiones, que nosotros tomaremos las nuestras”.

¿A qué juega, señor Ministro?

Basicamente, este problema no me estaría carcomiendo el occipucio de no ser porque, como parte de la investigación, le ha dado cinco días habiles a esos médicos a demostrar que no son culpables. ¿Es que acaso no conoce el Principio de Buena Fe?, ¿ese que reza que “toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario”? ¿No se supone, señor Rotondaro, que demostrar la culpabilidad de los médicos le corresponde a quien lleve la investigación, para que los acusados demuestren que son inocentes? Porque si fueron culpables, pues bien bueno que les cayó la suspensión, pero de no ser así, ¿Por qué carajos se meten en la intransigencia de no escuchar a la parte afectada, es decir, médicos y pacientes, que utilizan las instalaciones de un Hospital que está practicamente en la ruina?

¿A qué juega? ¿A dárselas de duro?

¡Y los médicos que renunciaron no se salvan! Entiendo perfectamente el apoyo que le brindan a los cuatro médicos sancionados. Comprendo que quieran tomar una acción de protesta contundente. Lo que no me cuadra en la cabeza es: ¿Por qué abandonar a los pacientes a la buena de Dios? ¿Por qué no tomar otra acción que no afecte de esa manera tan drástica a los pacientes? ¿Acaso porque botaron a esos médicos, ustedes pueden botar a los pacientes de esa forma? Ah, pero ustedes dirán: “Por Dios, Tulio. No hables tanta paja. ¿Qué no sabes que si solo dejamos la emergencia abierta, creerán que queremos seguir trabajando en estas condiciones?”. Yo contesto: Si ese tipo de protestas se han realizado, y poco se ha hecho, ¿Creen que les pararán bola con esa renuncia? ¿Saben que los pueden reemplazar facilito con un personal que puede estar o no capacitado?

¿A qué juegan? ¿A dárselas de gallitos?

Por ahora, seré abogado del diablo: Me parece injusto lo que hicieron con estos cuatro médicos, y apoyo que se tome una medida contundente. Pero así NO.

Y para usted, Señor Ministro: Tengo fe en que con el Mili-nistro (Militar-Ministro) fuera de la oficina, el Ministerio se encamine al sendero del “deber ser”. Bajele un poco a la prepotencia, y sea flexible con este asunto. Sin embargo, si USTEDES, (del pronombre “tú”) demuestran que esos cuatro médicos obligaron a los pacientes a plegarse a una protesta, pues aplique el rigor de la ley. Seré el primero en apoyar la medida. Pero dejen la guachafita de darselas de “Harry el Sucio”, y empiece a disparar a mansalva contra el personal que protesta por un lugar de trabajo que tenga condiciones dignas para médicos y pacientes.

El jueguito les está quedando ridiculo.

Quien no esté de acuerdo, ahi los comentarios. Serán bienvenidos siempre y cuando no quieran jugar a los “duros del teclado”.

Con líderes estudiantiles así, prefiero usar el baño de mi casa.

Una pequeña anécdota que quiero compartir, y la verdad, poco me interesa que el involucrado se arreche:

Giovanni Provenza, compañero de promoción, ha ganado uno de los puestos a consejero de escuela en la Facultad de Medicina. Bien por él, y lo felicito. Pero esta mañana, me di cuenta que no tiene las cosas muy en claro a la hora de pensar en la política estudiantil.

Uno de sus objetivos de trabajo, es, y lo parafraseo: “Canalizar las propuestas de los estudiantes con los consejos de escuela para tratar de mejorar la situación”. En mitad de una discusión política que se suscitó con nuestra profesora de pediatría médica, puso como parte de sus objetivos “atraer a los medios para que vean las condiciones en las que estamos”. Me dió mala espina esa actitud mediática, pero es loable y se la acepto.

La cosa me empezó a oler literalmente mal, cuando le propongo lo siguiente: “Te doy mi primera queja para tratar de canalizarlo: Los baños de la Facultad de Medicina son, literalmente, una cagada. Algo debería intentarse a esos niveles para tratar de resolver ese problema”. Su respuesta, y parafraseo: “Eso a mi no me compete”. Y alega que su principal objetivo es “Tratar de resolver el problema de inseguridad que afecta a los estudiantes, porque es un problema prioritario, y hay que tratar de enfrentarlo”.

Poco después, Giovanni me recomienda el número de teléfono de gente que, aparentemente, está encargada de las áreas de infraestructura, para acercarme yo y tratar de resolver la situación por mis propios medios.

Giovanni, si llegas a leer esto, te pregunto yo: ¿EN QUÉ CARAJOS ESTÁS PENSANDO?

Se supone que si te lanzaste a un cargo como consejero y ganas, se te otorga un determinado poder para llevar problemáticas estudiantiles a los niveles que competen. Obviamente, no está en tus manos resolver la situación. Estamos claros. ¿Pero con qué cojones me vienes a decir tú que yo soy el que debería resolver el problema? ¿No se supone que te eligieron para canalizar mi denuncia?

Porque me da la impresión que tu objetivo, o al menos el de tu plancha (no sé y ya veremos si se aclara) es llamar la atención de los medios para figurar de alguna manera ante los partidos políticos. Una burda pantalla. Lo que deberías hacer en tu nivel, es preocuparte más por el bienestar de los estudiantes de la facultad donde tu estas, para al menos, resolver los problemas más pequeños, desde exigir el buen funcionamiento de un servicio público, en este caso, los baños, hasta pelear por condiciones dignas de estadía para los estudiantes de pregrado que hacen guardia en el Servicio de Obstetricia, donde tienen que dormir en el piso. ¿Que no puedes resolverlo todo? Se entiende. ¿Que posiblemente te pinten un hermosa ave citadina? También se entiende. No eres todopoderoso. Pero no tienes el más minimo derecho a decirme a mí que resuelva yo solo una denuncia que compete a todo el estudiantado de medicina. Porque de nada sirve tratar de llevar salud a una población, cuando nuestros propios baños no sirven, o sirven a medias. Inaudito.

Y así como no tienes derecho a decirmelo a mí, no tienes derecho a decirle a nadie más que resuelva su propia denuncia. Para eso estás tú, además de todos los elegidos como representantes estudiantiles. Tu mismo me lo dijiste: “Canalizar las propuestas de los estudiantes”. Mi propuesta: Plantea ese problema en los consejos, en los centros de estudiante de las escuelas adscritas a la Facultad de Medicina, en donde haga falta. ¡Brindame al menos la seguridad que me tomaste en serio!

Como mínimo, brindale al estudiantado de la Escuela Luis Razetti un lugar digno donde cagar.

Ya veremos si te hacen caso en los Consejos de Escuela.