Archivo de la categoría: Yo y el mundo

La reforma de la Ley de Ejercicio de la Medicina y los MIC

Acaba de ser aprobada una reforma a la Ley de Ejercicio de la Medicina el pasado 2 de Noviembre. El objetivo de esta es incluir el título de Médico Integral Comunitario (MIC) a la ley, a fin de que puedan ejercer la medicina legalmente. Los artículos modificados fueron el articulo 3, el ordinal 1 del artículo 4 y el artículo 35. Los cuales paso a transcribir:

El artículo 3 dice:

“Los profesionales legalmente autorizados para el ejercicio de la medicina son doctores en ciencias médicas, los médicos cirujanos, o médicos integrales comunitarios. Las acciones relacionadas con la atención médica, que por su naturaleza no tuvieren necesariamente que ser realizadas por los médicos, deberán ser supervisadas por éstos y se determinarán en el Reglamento de esta Ley (…)”.

El ordinal 1 del Artículo 4 dice:

Poseer el título de doctor en ciencias médicas, de médico cirujano, o médico integral comunitario, expedido por una universidad venezolana, de acuerdo con las leyes especiales sobre la materia”

El artículo 35 dice lo siguiente:

los “doctores en ciencias médicas, los médicos cirujanos, o médicos integrales comunitarios, podrán certificar aquellos hechos que comprueben en el ejercicio de su profesión. En el Reglamento de la presente Ley se determinarán la forma y condiciones de dichas certificaciones”.

Ahora voy candela con la lengua, y aguantense.

En lo personal, no me caen mal los MIC. Tuve el gusto de conocer a algunos de ellos durante mi práctica de interno de pregrado, con los cuales entablé una muy buena amistad. Asi que para ellos, todo el respeto que me merecen.

El problema con los MIC, es que su preparación es insuficiente.

Verán, no se trata de la cantidad de años que estudien, ni la cantidad de horas de práctica en los módulos de barrio adentro ni en los hospitales, ni las aptitudes de estudio que tienen. Cada quien es un mundo, y asi como hay gente mediocre, hay gente buena y que considero capaz de hacer un buen trabajo.

El problema está en que su formación es insuficiente.

Una vez más, esto no es culpa de los MIC, porque de estar en la misma situación que ellos, y lo digo con toda responsabilidad, también hubiera aprovechado la oportunidad de estudiar esa carrera. Es culpa de quienes pretenden dejar de lado a las universidades más antiguas que enseñan esta carrera, como por ejemplo la UCV, entre otras, solo porque no están a la orden del capricho del gobierno. Pueden estar estudiando los seis años que se estudia esta carrera y la misma cantidad de horas, pero el tipo de materias que se ven, amén de las deficiencias por falta de recursos técnicos de la Universidad Bolivariana entre otras que enseñan la carrera de MIC, hacen que estén muy deficientes en sus conocimientos mínimos. Y a las pruebas me remito: ya que aquí pueden consultar el pensum de estudios de la Universidad Bolivariana de Venezuela, que paso a transcribir aquí:

PENSUM DE ESTUDIOS DE MEDICINA INTEGRAL COMUNITARIA

Asignaturas por año de carrera

1.er año – Unidades curriculares:
Morfofisiología I
Morfofisiología II
Morfofisiología III
Deporte, recreación y salud
Educando en ciudadanía
Proyecto comunitario I
Introducción a las ciencias sociales
Introducción a la atención primaria de salud
Comunicación

2.do año – Unidades curriculares:
Morfofisiología IV
Morfofisiopatología I
Morfofisiopatología II
Deporte, recreación y salud
Pensamiento político latinoamericano
Informática medica
Proyecto comunitario II
Atención primaria de salud
Ciencias sociales y socio médicas
Psicología social y de la salud
Salud publica
Epidemiología e higiene
Historia natural de la salud
Bioestadística e investigación
Intervención comunitaria
Análisis de la situación de salud

3.er año – Unidades curriculares:
Propedéutica clínica y semiología medica
Medicina interna
Imagenología
Laboratorio clínico
Agentes biológicos
Farmacología
Psicología medica
Proyecto comunitario III
Atención primaria de salud
Ciencias sociales y socio médicas
Psicología social y de la salud
Salud publica
Epidemiología e higiene
Historia natural de la salud
Intervención comunitaria
Ética medica
Análisis de la situación de salud

4.to año – Unidades curriculares:
Pediatría
Ginecología y obstetricia
Cirugía general
Proyecto comunitario IV
Medicina general integral I

5.to año – Unidades curriculares:
Psiquiatría
Ortopedia y traumatología
Urología
Dermatología
Otorrinolaringología
Oftalmología
Proyecto comunitario V
Medicina general integral II
Salud publica
Gestión de salud
Medicina legal
Investigación en salud
Medicina natural y tradicional

6.to año – Unidades curriculares:
Medicina general integral
Área de atención al adulto
Área de atención al niño
Área de atención a la mujer y a la embarazada
Área de atención quirúrgica

Solo basta un vistazo para saber que fusionaron la Anatomía con la Fisiología. La Bioquímica, ni sus luces (seguro fusionada con la anterior), o el que enseñen medicina natural y tradicional, lo que, aunque respeto las creencias de nuestros antepasados indígenas, significa un retroceso en el conocimiento científico de la medicina, donde el uso de las hierbas medicinales puede estar a la orden del día, a sabiendas que gracias a la farmacología podemos conocer la dosis de los compuestos activos que se requieren para el tratamiento de una enfermedad, y la toxicidad de muchos de estos compuestos. No digo que esté mal conocer de hierbas, pero no como para enseñarla en el contexto de una carrera médica, háganme el favor…

En pocas palabras, los MIC están preparados para la atención primaria en salud, para la atención en ambulatorios de primer nivel (o sea, los dispensarios, los ambulatorios rurales, los barrio adentro) pero sus conocimientos son insuficientes para la atención en hospitales de mayor nivel. ¿Pueden aprender? Por supuesto, pero les tomará más trabajo y tiempo que a los egresados de otras universidades.

Pero lo que me da más tristeza con ellos, es que son la carne de cañón de los políticos, que, como ignorantes que son del funcionamiento de la medicina en Venezuela, dicen cualquier estupidez que se les ocurre. Por ejemplo, el diputado Earle Herrera, quien hizo referencia a que los contenidos de estudio de las universidades tradicionales no se actualizan desde los tiempos de José María Vargas, a lo que le respondo que en la UCV, el pensum de estudio, que está en pleno proceso de modificación, está vigente desde 1990.

O la perla de Henry Ventura, quién una vez más hace referencia a quienes adversan al gobierno como un ““modelo que defiende la enfermedad”, o que “Los pensum tradicionales forman médicos para el negocio de las enfermedades. Nosotros estamos formando para atender al pueblo de manera integra”. ¡Tremendo negocio el asesinato de sus propios clientes! Oh si, muy rentable. Claro.

O el diputado Oswaldo Vera, que dice que “Era imposible que algún joven pobre ingresara a las facultades de medicinas de las universidades. Los que tenían oportunidades eran solo los hijos de los médicos. La política de salud que se esta desarrollando, permite que aquellos que no tenían oportunidad de acceder a la salud ahora lo podrán hacer”. Pues si eso es cierto, yo seré un bicho raro, porque no soy hijo de médicos y estudié la carrera.

Ya para terminar: Reitero (otra vez) que los MIC no son los del problema, son los que los están utilizando como borregos y carne de cañón contra las universidades tradicionales. Sé que son gente tan capaz como cualquiera de aprender y practicar la medicina. Pero lamentablemente se han dejado llevar por la ideología del “si no estás a mi favor, estás en mi contra”. Los diputados que los defienden, solo dicen estupidez y media sobre el tema, y si yo fuera ustedes, les diría lo mismo que Cantinflas: “Compadre, no me defienda”.

Solo espero que de verdad se preparen si quieren ser buenos médicos. La medicina es una sola: La que se hace bien. Espero que ustedes sean del bando de los buenos médicos. Porque el que cometa una mala praxis por ineficiencia, merece ir a prisión, sea MIC, sea Médico Cirujano, sea el que sea.

EDICIÓN DEL 8 DE NOVIEMBRE DE 2011

Como siempre, aparece gente dispuesta a cagarla todavía más.

Leo en Noticias 24 las declaraciones de William Vanega, de la Asociación de Rectores Bolivarianos, respecto a los MIC que se están graduando en estas fechas.

Este señor suelta las siguientes perlas de sabiduría:

“no quieren médicos de corbata sino del pueblo, la formación será a la cubana y el modelo de salud no empieza con el cadáver y su anatomía, sino en el barrio.

Yo me pregunto exactamente que quiere decir con “Médicos de corbata” y “Médico de pueblo”. Supongo que sabe que la pulcritud, la apariencia y la seriedad en la vestimenta son el signo distintivo del médico. Yo, en lo personal, no acudiría a un médico que me atienda en bermuda, camiseta y chancletas. Al menos, si viste de jean y chemisse, que esté limpio. Por eso me pregunto: ¿Pretende que el “médico de pueblo” tenga la apariencia que tiene en su casa? Y mire que no hace falta ser una lumbrera para saber como se viste la gente en la comodidad de su casa.

Atentos a esta otra perla, que está de risa. Parafraseado de Noticias 24:

Su deseo es graduar a los mejores galenos, no de la calidad científica-técnica, sino del compromiso humanista. “

Quiero reir para no llorar

Supongo que podemos respirar tranquilos. Según él, no necesitan conocer la tecnología médica de la que disponen, el funcionamiento de los fármacos, la investigación epidemiológica, el registro de datos, el análisis estadistico ni el razonamiento lógico. Con que sean agradables a los pacientes basta y sobra.

¡NO!

Esta bien que el médico posea sensibilidad y humanismo a la hora de atender a los pacientes. Pero el contar solo con eso reduce la calidad del médico al de un simple chamán que use la imposición de manos. ¡EL MÉDICO REQUIERE CAPACIDAD CIENTIFICO-TÉCNICA Y HUMANISMO! ¡LOS DOS! De nada sirve sobarle el hombro a un paciente y mandarle un medicamento si no sabe como funciona ese medicamento, o si quiera la razón de por qué mandar un exámen de laboratorio.

Y para más inri, agrega esto:

El objetivo es crear profesionales de la salud capaces de mantener una responsabilidad socialista y un sincero deseo de ayudar a nuestro pueblo a través de la solidaridad, la entrega y la humildad”

¿Sabe que es lo más hermoso de la medicina? Que la politica está de más. No existe la medicina capitalista, ni la medicina socialista, ni la medicina marxista, ni la medicina Smithsista (Por Adam Smith) ni nada que se le parezca. La medicina es una sola: La que se hace bien. El hecho que se divida en privada y pública no cambia para nada el conocimiento y la competencia que requiere el médico. O se es buen médico, o se es mal médico. No hay medias tintas, asi trabaje en una clinica privada o en un hospital público.

Que haya gente que pretenda aplicar el mercantilismo a su conocimiento médico, vive un mojón mental bárbaro.

Y eso confirma mis sospechas: Los MIC pueden ser gente muy capaz, ávidas de conocimiento y con un gran deseo de aprender. Pero buenos deseos no empreñan. Están formados para la atención primaria en salud y poco más. No que no sean capaces de aprender más, pero pasarán más trabajo que cualquier otro egresado de las universidades anteriores a la Bolivariana.

Y no pienso aceptar los mojones mentales de los políticos.

He dicho.

Referencias:
Correo del Orinoco.
La Patilla.
Medicina Integral Comunitaria
El Nacional.
Noticiero Digital (alias “Atajaperros”)
Noticias 24.

Anuncios

Una revista valida el estudio de un caso clínico basado en La Biblia.

La revista Virology Journal publicó un artículo bastante curioso, titulado en inglés: Influenza or not influenza: Analysis of a case of high fever that happened 2000 years ago in Biblical time, escrito por Kam Le Hon, Pak C NG y Ting F Leung, en el que se analizaba un caso de fiebre curada por la mano sanadora de Jesucristo. ¡No te rías que es verdad!

Bueno, ríete.

El caso es que estamos ante una validación clínica de un relato que tiene mucho componente fantástico y fabulado, y muy poco de histórico. Es cierto que determinadas enfermedades como la lepra, por citar un ejemplo, han sido registradas en la Biblia. Pero otra cosa, muy distinta, es validar cualquier caso como válido solo por la creencia religiosa en el cristianismo.

Según el caso clínico, una mujer, suegra de Pedro, sufría de una fiebre elevada que fue curada por el toque de Jesucristo. Debido a la rapidez de la curación, la imposibilidad de medir la temperatura de manera fiable, y el diagnóstico diferencial con otros signos y sintomas que hicieran pensar en lupus eritematoso sistémico, infecciones como la endocarditis bacteriana o una septicemia, llegaron a la conclusión de que Jesucristo curó una gripe.

A todo este me pregunto: Como no se ha demostrado de una manera fehaciente la existencia de Jesucristo, ¿Deberíamos creer en la certificación verídica de un caso clínico solo porque lo curó Jesucristo? Si a esas vamos, me imagino que considerarán la etiología demoníaca de las enfermedades como un hecho científico, como ocurrió con la epilepsia…

One final consideration that one might have is whether the illness was inflicted by a demon or devil. The Bible always tells if an illness is caused by a demon or devil (Matthew 9:18-25, 12:22, 9:32-33; Mark 1:23-26, 5:1-15, 9:17-29; Luke 4:33-35, 8:27-35, 9:38-43, 11:14) [1]. The victims often had what sounded like a convulsion when the demon was cast out. In our index case, demonic influence is not stated, and the woman had no apparent convulsion or residual symptomatology.

¡Juro que analizo este artículo conforme leo!

Les traduzco para los no iniciados en el inglés: “Una consideración final que uno podría hacer es si la enfermedad era causada por un demonio o diablo. La Biblia siempre dice si una enfermedad es causada por un demonio o diablo (Mateo 9:18-25, 12:22 y 9:32-33; Marcos 1:23-26, 5:1-15 y 9:17-29; y Lucas 4:33-35, 8:27-35, 9:38-43 y 11:14). Las víctimas tenían a menudo lo que parecían convulsiones cuando se expulsaba al demonio. En nuestro caso, no se indica ninguna influencia demoniaca y la mujer no tiene convulsiones o sintomatología residual”

En pocas palabras, como sale en la Biblia la posesión demoníaca como diagnóstico diferencial, entonces deberíamos darle un mínimo de credibilidad científica. ¿No es así?

Pero lo que en realidad me molesta, sobremanera, no es que estos autores escribieran el artículo, sino que la revista lo haya publicado. ¿En qué estaban pensando? Un artículo así solamente podría haberse publicado si estuvieramos en 1 de Abril (día de los Inocentes en países anglosajones), o se tratara de un artículo histórico. Pues no. Desde la primera línea del artículo: “The Bible describes the case of a woman with high fever cured by our Lord Jesus Christ.” (La Biblia describe el caso de una mujer con fiebre elevada curada por nuestro Señor Jesucristo) debió ser suficiente para mandarles el artículo de vuelta, y en caso de querer publicarlo, hacerle la corrección pertinente al estilo de una carta al editor, y no como un reporte de caso clínico. Lo único que falta es que se empiece a analizar el posible origen esquizofrénico de los Nazgul, o un estudio comparativo de las quemaduras de Al Simmons con la lepra lepromatosa, o el estudio de un caso de lupus eritematoso sistémico en el Dr. Jekil.

Digo, a menos que la revista quiera tener la misma credibilidad que las publicaciones de la Medicina Sistémica, pero ese solo soy yo.

¿Todos los médicos venezolanos deben irse al medio rural? ¿Todos?

Disculpen la ambigüedad de este título, pero no se me ocurría cual poner. Espero que lean el artículo completo antes de que tomen alguna decisión apresurada.

Acabo de leer la Gaceta Oficial No. 39495 del día 25 de Agosto del año en curso, haciendo referencia al cumplimiento del Artículo 8 de la Ley de Ejercicio de la Medicina , que consiste en el cumplimiento de un año de ejercicio de medicina en un medio rural para que el título obtenido en la Universidad correspondiente pueda ser validado por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, hoy llamado Ministerio del Poder Popular para la Salud. En esta gaceta, se dice que todos los médicos venezolanos deben ejercer como médicos rurales, de acuerdo con esta ley, en poblaciones menores de 2500 habitantes, incluyendo las poblaciones dispersas. Como yo todavía soy un estudiante de medicina, tarde o temprano me tocará ejercer esto, por lo que a mi en lo personal, la afectación que me produce es relativamente poca. Solo estaré alejado un tiempo de las comodidades de la gran ciudad, y eso es bastante minoritario.

Sin embargo, en estos cinco artículos de la Gaceta, hay algo que no me termina de cuajar. Voy a copiarlo y pegarlo aquí.

Artículo 1: Todos los médicos y médicas venezolanos y venezolanas deben prestar su servicio como médicos rurales en poblaciones rurales consideradas como tales aquellas que comprenden las localidades o los centros poblados de menos de dos mil quinientos (2500) habitantes, incluyendo la población diseminada.

Artículo 2: Las máximas autoridades en salud a nivel Estadal, expedirán la constancia correspondiente, requisito indispensable para proceder a la inscripción del título de Doctores en Ciencias Médicas y/o Médicos Cirujanos, una vez que los médicos y médicas venezolanos y venezolanas hayan dado estricto cumplimiento a lo establecido en el artículo 1 de la presente Resolución, de conformidad con el artículo 8 de la Ley de Ejercicio de la Medicina.

Artículo 3: El Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria no procederá a la inscripción definitiva del título de Doctores en Ciencias Médicas y/o Médicos Cirujanos, hasta tanto los médicos y médicas venezolanos y venezolanas hayan dado estricto cumplimiento a las disposiciones de la presente Resolución.

Artículo 4: Se deroga cualquier Resolución que colida con la presente.

Artículo 5: La presente Resolución entrará en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela.

Después de leer esto, hubo algo que me picaba en la nariz, y no me gustó para nada.

En primer lugar, dice que todos los médicos y médicas de Venezuela deben cumplir con el artículo 8 para ejercer la medicina en el país. Sin embargo, dice que son los títulos de Médico Cirujano (el que me toca) y los Doctores en Ciencias Médicas. ¿Esto significa que después de haber cumplido el artículo para validar el de Médico Cirujano, debo volver a hacerlo para validar el de Doctorado? ¿Y donde quedan los que ya cumplieron ese artículo antes de la publicación de esta Gaceta? ¿Y cómo quedan los que ya están cumpliendo en estos momentos el Rural en poblaciones mayores a ese número? Espero que no me digan que se les borra de golpe y porrazo todo eso, porque ahí si que les vomitaría la bilis con todo el gusto del mundo.

Reflexionando bien el asunto, de verdad me asusta que médicos que ya han validado sus títulos en su momento, con doctorado y carrera establecida desde hace un chorro de años, deban volver a repetir el Rural para validar de nuevo los títulos. Más aún, me asusta la condición de los que están haciendo su rural en este momento. No se aclara que pasará con esa gente, y eso puede terminar entrando en una discrecionalidad peligrosa. No dice si seguirán como están, o si deben mudarse a la población especificada, ni si son válidos o no los títulos de aquellos que ya cumplieron con la ley hasta antes de la publicación de esta Gaceta. Son TODOS, con rasero impuesto, los que deben cumplir, pero sin analizar los puntos que yo me estoy preguntando.

En serio, ¿Qué se pretende? Lo comprendo para aquellos que como yo, no se han graduado. Yo en lo personal tengo asumido que terminaré yendo a algún caserío perdido en el mapa a cumplir el Artículo 8, con total responsabilidad. ¿Pero todos lo demás? ¿Ya no vale de nada y deben repetir toooooodo el trajín a pesar que ya cumplieron e hicieron su vida en sus sitios de vivienda con esposo(a), hijos, perros y todo el combo? Explíquenme, por que mí no entender.

Esta Gaceta va a levantar bastante roncha cuando sea leída, porque estas cuestiones son muy serias. Miren que en su momento yo haré un doctorado, y necesito saber si debo volver a realizar el Artículo 8 otra vez. Con una vez me basta, porque según ese artículo, una vez cumplido podré ejercer privadamente lo que me venga en gana. No dice que hay que repetirlo. Cuidado con una discrecionalidad irracional, o si no, por creer que están dando un tiro al piso, se lo están dando en el pie.

¿Y que pasaría si yo decido no ayudarte? (Paul Shirley y sus pensamientos sobre Haiti)

Se que les debo la entrada faltante de Cometela con Ignorancia, pero hay circunstancias en las que determinadas opiniones, deben reservarse para otro día.

Actualmente, lo que hoy en día es noticia es el fatídico terremoto que ocurrició en Puerto Príncipe, Haití. Cientos de miles de muertos están apareciendo bajo los escombros de una nación que ya de por sí, era la más pobre de Latinoamérica. Obviamente, es un duro golpe para los Haitianos, y por eso, cientos de personas de todo el mundo, de manera voluntaria, ha enviado donativos para ayudar en la reconstrucción de la devastada ciudad, además de ayuda humanitaria traducida en rescatistas y médicos de todas partes del mundo para atender a los cientos de heridos que aún siguen apareciendo (no hablaré de los soldados norteamericanos porque eso sería otro tema). Mi punto aquí es que, a pesar de las comodidades, hay gente que decide tocarse el corazón y enviar un donativo para favorecer a esta nación tan golpeada historicamente hablando.  Por supuesto, habrá gente que no haga nada, y están en su pleno derecho. Una decisión personal que puede ser cuestionable, pero se respeta.

Sin embargo, hay idiotas que sueltan estupideces provocadas por sinapsis erróneas de esa especie de masa amorfa que tratan de llamar ellos mismos como “cerebro”.

Pat Robertson, evangelista de Estados Unidos y animador del programa cristiano “Club 700” es el primer imbécil en abrir su bocota, diciendo que la culpa del terremoto la tienen los haitianos debido a que hicieron un pacto con el demonio para poder expulsar a los franceses de su isla, cuando luchaban por su independencia. Como fue el mismo que dijo que Estados Unidos debía asesinar a Hugo Chávez, lo tomé como un idiota. Nada nuevo bajo el sol.

Hasta que el basketbolista Paul Shirley le sigue la comparsa.

Lo malo no es que se exprese. Es lo que expresa lo que me hace derramar la bilis. En resumidas cuentas, declaró a los medios que los haitianos tienen la culpa de las consecuencias que están sufriendo, basicamente porque Shirley no tiene confianza que su dinero sirva para ayudarlos, de la misma forma que no serviría para ayudar a un mendigo. Además, mete la cuchara recomendando que los haitianos deberían usar un condón de vez en cuando, por la sobrepoblación de una isla tan pequeña (nueve millones de habitantes aproximadamente).

*inhala… exhala… inhala… exhala…*

¿ES QUE ACASO ERES UN HIJO DE PUTA?

Vamos a desglosarte tus comentarios uno por uno, y te daré mis pensamientos al respecto. Si de pronto este sujeto pasa por aquí, me vale madres. Al menos estaré en paz con mi conciencia vomitando mi bilis por su idiotez.

“No he donado nada a Haití por la misma razón por la que no doy dinero a los vagabundos en la calle. Basándome en experiencias anteriores, no creo que un tipo con un cartel que dice ‘Necesito vuestra ayuda’ vaya a hacer nada constructivo con el dólar que le dé. Tampoco creo que la gente de Haití vaya a hacer demasiado con mi dinero

La verdad, es tu soberano problema si decides donar dinero o viveres a Haiti. Sin embargo, estas rebajando a toda una ciudad al nivel de mendigos que, por las razones que los hayan llevado a una situación de calle, no hacen un mínimo esfuerzo para salir del problema. Cuando se trata de una ciudad entera la del problema, en uno de los países más pobres del mundo, lo mínimo que se debería hacer es ayudarlos a atender heridos, llevando medicamentos, o al menos quitandole las piedras de encima. Comparar una tragedia de millones, a la tragedia de uno, es ser bien hipócrita, porque ¿Qué pasaría si en el poblado donde vives (que no ocurra, por el amor de dios) ocurre un desastre natural que amerite ayuda foránea? ¿Los rechazarías para tratar de sacarte las ruinas de tu hogar por ti mismo? Pues no. Pedirías ayuda con los ojos llorosos.

“¿No tienen mucha de la responsabilidad del desastre las propias víctimas del desastre?”.

Si y no. Afirmo a tu respuesta, en el sentido que el país, ni estuvo preparado, ni está en condiciones de sobrellevar una emergencia. No está al nivel de paises como Japón, donde apenas ocurre un desastre, ya cuentan con tecnología para levantarse de sus propias cenizas. Pero niego, porque estamos hablando del ¡Jodido país más pobre de América! Dejarlos a su suerte sería hasta criminal, ¿no te parece, estimado gigantón?

“La mayor culpa la tiene Haití, como país, por ponerse en una situación en la que muchos de ellos acabaron muertos por un terremoto”.

Entonces la culpa de la caída de las Torres Gemelas es culpa de los propios norteamericano, por ponerse en una situación en que cualquier avión pueda estrellarse contra la estructura, debido a un acto terrorista, ¿no es asi?

¡Ah! Me lo puedes rebatir porque estamos hablando de seres humanos haciendo daño a otros. Te lo replanteo de esta manera: ¡Entonces, los japoneses tienen la culpa, como país, por construir en una isla que literalmente está fracturada por diversas fallas geológicas! ¿Asi, o te lo pinto más bonito, simiolón?

“¿Y si hablamos de gente que repite sus errores? ¿Y si hacen cosas que obviamente van en contra de su propio interés?”.

¿Y si hacen cosas como hablar pendejadas como tú, para empezar? Yo estudio medicina. Obligatoriamente me toca atender gente en situaciones desesperadas. ¿Pero y si decido no ayudarte cuando tengas una emergencia, porque va en contra de mi propio interés? ¿Notas lo hipócrita que suena culpar a la gente de una desgracia cuando menos se puede defender?

Porque no puedes culpar a una persona que se queda atrapada bajo unos escombros, porque tuvo la osadía de pasar por debajo de la estructura más debil.

“¿Qué tal si usáis un condón de vez en cuándo?”.

Tu señora madre debió haber seguido ese consejo, para empezar.

“[Los haitianos] expresan su indignación contra el gobierno. Pero la gente de un país tiene control sobre su gobierno […] Así que a, final, es ’su’ responsabilidad. Si el gobierno no hace lo suficiente por su gente, es la responsabilidad del pueblo cambiar al gobierno. No al revés”.

Muy politica esa afirmación. Lastima que es tan politicamente incorrecta… Empezemos desde el principio: Es OBVIO que se sienta indignación por un gobierno que no tomó las previsiones ante desastres naturales, pero tu afirmación deja entrever que ellos SABIAN que les venía un desastre de ese calibre. Uno puede preveer un desastre, estamos de acuerdo, pero tampoco nadie se puede poner tan alegre a cambiar gobiernos cuando tienes una familia enterrada bajo los escombros. El presidente Preval tendrá su cuota de responsabilidad, y a su debido momento le tocará rendir cuentas, pero tu afirmación en este momento está de más. Vendría siendo algo parecido a culpar a la victima de que un delincuente lo haya matado, porque el pueblo no cambia a un gobierno no hace nada por la seguridad. ¿Se te olvida que el que murió no es un perro callejero, sino una persona que llora, rie y caga exactamente igual que tú? ¿Sonaría lindo que tu familia escuche esa afirmación si te tocara vivir ese terrible suceso?

“Lo que funciona es enseñar […] En el caso de un país amenazado por los terremotos, enseñar quizá signifique ayudarles menos, pero hacerlo criticándoles por haber llegado a la situación en la que esta ayuda ha sido necesaria”.

En ese caso, lo mejor es dejar que alguien que quedó atrapado bajo unos escombros, se muera desangrado por multiples hemorragias internas y deshidratado por la falta de agua, mientras le tomo de la mano, le doy unas palmadas, y le digo: “Eso no se hace. Malo, malo”.

Reitero: El problema aquí no es si decides dar de tu dinero, o no. Por mí, no des nada. Tu dinero no les hace falta en realidad. Lo que necesitan, es la colaboración de médicos, rescatistas, y alimentos, agua y medicinas. Los que decidan enviar tales ayudas, ¡Bien por ellos! Los que no quieran, no se les critica. Allá ellos con su conciencia. Pero desde aquí advierto: El día que una tragedia te ocurra, ya te veré pidiendo ayuda.

Después hablamos.

Ojalá no te ocurra nada malo, para que no te quejes luego que nadie quiere ayudarte.

El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo

Este año ha sido bastante movido en algunos acontecimientos, a pesar que no pude registrarlos todos por motivos de fuerza mayor (vida propia). Sin embargo, 2009 es un año para recordar. En primer lugar, fue el nacimiento de El Eskulapio Criollo, y lo que se ha dicho aquí ha producido rasquiña en diversos elementos. Hoy, voy a realizar el resumen de año nuevo, de todo lo que me dejó el viejo. Ya saben lo que dicen: Recordar es vivir.

Trataré de escribir más seguido en el blog, para deleite de todos los internautas.

Comencemos:

1.- Abril: Fue el nacimiento oficial de El Eskulapio Criollo con una pequeña declaración de principios de lo que se van a encontrar por acá: Criticas mordazes, y hasta escupitajos de bilis, hacia todo lo que es malo o feo en la medicina venezolana, además de aplaudir lo que sea bueno. A todo el que caiga aquí, se le servirán las mismas viandas con las mismas raciones, y hasta el mismo postrecito, asi que el que se queje, que se lo cale.

2.- Mayo: Se abre el Gran Libro de las Conspiraciones, comenzando con el tema de la Influenza Porcina, o Influenza AH1N1, y tres pequeñas lineas de pensamiento que me dejaron pensando que, o la humanidad es idiota, o el que planteó la teoría no tenía nada interesante que hacer. Esta entrada la guardo siempre en mi corazón porque me visitaron (por primera vez) unas partes interesadas, los nazis venezolanos, que no supieron administrar correctamente sus fuerzas para provocarme un verdadero mal. También reseñé el caso de una buena amiga cuyo pie fue fracturado por el automovil de la jefa de la emergencia de traumatologia del Hospital Universitario de Caracas, que provocó que mucha gente se acordara de su progenitora por lo descaradamente antipática que se comportó con la que se convirtió en su paciente, y concluyo con una reflexión que trata de explicar por qué los pacientes tratan mal a los médicos: Porque los médicos hacen lo mismo. También se comentó de un Boliviano que supuestamente se infectó en Venezuela (que en su momento no se había confirmado la presencia del virus en Venezuela), para dos días después, confirmar el primer caso de esta gripe en el país.

3.- Junio: Una pequeña entrada sobre la discriminación a la que están sometidos los infectados de Influenza AH1N1 por parte de la población común. También dejo una reflexión sobre lo enferma que está mi país por culpa de los políticos sin-oficio que siempre buscan echarle la culpa al Imperio, cuando nadie ha sido capaz de responsabilizarse por sus propios actos. Y doy también una pequeña charla sobre la Influenza Porcina. Para concluir, un pequeño homenaje por un año más de la muerte del Santo de la Medicina, José Gregorio Hernández.

4.- Julio: Un artículo en Aporrea.org sobre como debe ser un científico “socialista”, me llevó a un sabroso debate con sus autores acerca de “el deber ser” de un científico, sin importar la tendencia política. Eso me llevó a pensar un poco en las implicaciones de la ciencia hoy en día, y sobre el por qué uno siempre debe mostrarse escéptico hasta con los grandes avances científicos actuales, como los alimentos transgénicos por citar un ejemplo. También doy una pequeña charla sobre trastornos alimenticios. Y finalizo con una entrada donde descalabro, artículo por artículo, un proyecto de ley ya rechazado que pretendía criminalizar cualquier tipo de noticia que pudiera sonar a “ventilación de cosas feas” sobre el país.

5.- Septiembre: Mis Patoaventuras en La Paz, Bolivia, con motivo del XXV Congreso Científico Internacional de la Federación Latinoamericana de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina (FELSOCEM). Es la primera vez que pongo mi rostro, asi que ya saben a quien mentarle la madre si se lo encuentran por ahi. También escribo mi inconformidad por la decisión de Hugo Chávez de traer más médicos cubanos a Venezuela, eliminando mis posibilidades de obtener mi futuro empleo una vez que me gradue de médico.

6.- Octubre: Le parto la crisma a la pretensión del doctor Salomón Jakubowicz, escritor del libro “Ni una dieta más”, de promover una ley anti-obesidad infantil, debido a su obvia intención de promocionar sus helados “aceleradores del metabolismo”, cuya franquicia le está dando bastantes entradas de dinero. También ofrecí una segunda parte, donde daré una continuación al mismo tema, y hablaré de otra personita tan desquiciada como este sujeto. Será la siguiente entrada del blog.

7.- Noviembre: En primer lugar, descubro con horror el nivel de pendejismo al que llegó uno de los elegidos a representante estudiantil del Consejo de Escuela de la escuela Luis Razetti, Giovanni Provenza, al pretender, en sus propias palabras, atraer a los medios de comunicación para que conozcan la problematica de los estudiantes y asi brindar soluciones, sin preocuparse de llevar una denuncia tan sencilla (hecha por servidor) como la del mal funcionamiento de los baños en los edificios dependientes de la Facultad de Medicina, demostrando su obvio interés en salir en televisión. También hago un pequeño homenaje al doctor Jacinto Convit, investigador de la Escuela Vargas, por haber sido elegido como uno de los cinco científicos más influyentes de latinoamérica, al descubrir una vacuna contra la lepra.  También, expectoro mi molestia por la suspensión de cuatro médicos del Hospital del Lídice “Jesús Yerena” al ser acusados de obligar a los pacientes a apoyar una protesta de médicos, además de la respuesta de los mismos: Renunciar en su totalidad, refiriendo a los pacientes a otros centros “a la buena de Dios”. Y para cerrar, mi decepción de las fuerzas policiales de Venezuela al no proteger a los estudiantes, médicos y pacientes del Hospital José María Vargas al ser atracados impunemente dentro de las instalaciones, pero reaccionan inmediatamente para frenar la protesta por tal ineptitud.

8.- Diciembre: El estudiante de medicina Fedor Vilacha muere asesinado por culpa de antisociales que pretendían robarle el carro, y debido a que dejaron en libertad a los sospechosos (que pueden ser inocentes), la calentera que me produjo fue tal que dejé un grito en el cielo. También vino de visita la tia del muchacho, a quien se le dió la bienvenida. Para cerrar, el francés Jean-Jacques Crèvecoeur recibe su buena dosis de Vida Real al desmontarle no una, sino dos veces, su denuncia de conspiración sobre la utilización de una vacuna contra la Influenza AH1N1 para tratar de disminuir la población, generar un estado de sitio, y permitir que las grandes farmacéuticas se lleven su buena tajada de dinero disminuyendo el número de potenciales clientes. Lo único que le faltó nombrar fueron los Iluminnati, los Reptilianos, y el Calendario Maya.

Estos fueron los grandes acontecimientos que se reseñaron en el blog durante el año 2009, y espero que el 2010 continuemos con la diversión. Ya saben que el tratamiento será igualitario con todo el mundo, sin distingo de ningún tipo, asi que al que le quede el saco, que se le ponga. Mientras tanto, esperemos que la medicina venezolana recorra un rumbo del “deber ser” y que los médicos del futuro no conviertan el Juramento Hipocrático en un Juramento Hipócrita.

Que estén bien, y nos veremos en la próxima entrega.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Que todos los hombres y mujeres de buena voluntad, reciban todo lo bueno que les pueda deparar este año venidero de 2010, a solo horas de su inicio, y que sea lleno de abundancia, dicha y felicidad para todas las familias del mundo.

Y a todos esos pseudocientíficos, nazis, pendejos, trolls de la Internet y demás fauna crepuscular cibernética, los invito a seguir leyendo El Eskulapio Criollo, humilde (por no decir pendejo) huequito de la Internet contra la ignorancia y la idiotez.

¡Ahora a festejar!

La cura definitiva contra el mal definitivo

Escribo estas lineas a sabiendas que mi vida corre peligro. Las informaciones que he recabado han provocado risas entre mis profesores debido a mi condición de estudiante de medicina. Pero eso no es lo grave, sino que me he sentido asediado por quien sabe qué mano oscura que trata de evitar que lo que conozco, sea divulgado. Sin embargo, en honor a la verdad, he decidido divulgarla. Mi vida no se puede comparar con las de miles de millones de personas, que seguirán viviendo una vez que yo me haya hecho polvo de este mundo. Asi que, con el riesgo de que esta sea mi última entrada, aqui les escribiré sobre la cura definitiva a la peor enfermedad que haya azotado nuestro mundo desde las epidemias de la peste negra, o la gripe española.

Pero antes, un poco de historia.

En el año de 1769, el célebre científico alemán Heinrich Von Tennenbaum salió a la luz pública al hacer una descripción epidemiológica acerca de una enfermedad de posible origen orgánico (en ese entonces la investigación médica era todavía una ciencia “oculta”, debido a la imposibilidad de realizar disecciones) en la que la persona iniciaba un desgaste progresivo producto de un proceso vegetativosensorial que afectaba las conductas simpaticomiméticas de los órganos, produciendose una degeneración progresiva del cuerpo humano hasta el punto de hacerlo retroceder “a un estado previo de la evolución”, según sus propias palabras. Estas aseveraciones no fueron aceptadas por la comunidad médica de aquél entonces, y mucho menos por el clero religioso, quedando el doctor Tennenbaum reducido al escarnio público a pesar que esta enfermedad diezmaba a la población con el pasar del tiempo.

Según las investigaciones realizadas por C. Manson y M. Monroe, de la universidad de Pennsylvania, Carolina del Norte, en 1933 esta enfermedad suele afectar a las personas de edad laboral (es decir, entre los 20 y los 45 años, según cual legislación) provocando no solo una disminución de la productividad laboral de las grandes empresas, sino también un extraño comportamiento neurologicocatártico que los induce a una demencia similar a la senil, lo que ha obligado al quiebre de cientos de empresas en lo que se denominió “La Gran Depresión”, época en la que la economía estadounidense sufrió una debacle de niveles catastróficos.

Poco después, en 1945, el doctor P. Donald, de la universidad de Harvard, descubrió una cura para este mal, descrita en la revista Lancet de ese año. Sin embargo, este doctor fue hallado muerto al poco tiempo en su casa de campo en Yellowstone, aparentemente por un accidente vasculocerebral que le produjo la muerte inmediata, aunque solo contaba con 32 años de edad.

Las industrias farmacéuticas finalmente comenzaron a producir la cura para este nuevo mal, pero el medicamento, llamado “Queleden”, era poco efectivo. Las voces de protesta se elevaron, pero misteriosamente fueron calladas por quien sabe que poderosa mano mafiosa, comerciante de la muerte y la enfermedad.

Hoy en día, podemos decir a ciencia cierta que existe una cura para este mal que tanto ha aquejado a la humanidad. Este nuevo medicamento, producido por una compañía farmacéutica venezolana, ha revolucionado al mundo de la ciencia. Sin embargo, las voces de las grandes industrias farmacéuticas han hecho lo posible por evitar la comercialización del fármaco, además que algunos de los investigadores que descubrieron la molécula han desaparecido misteriosamente.

Aquí está la cura definitiva contra esa terrible enfermedad que aqueja a todo el mundo: La Estupidez

Actalmente, este fármaco esta siendo probado en Europa, gracias a dos voluntarios que han firmado la solicitud para contribuir al avance de la ciencia.

Por cierto… ¡Feliz dia de los Inocentes!