¿Y que pasaría si yo decido no ayudarte? (Paul Shirley y sus pensamientos sobre Haiti)

Se que les debo la entrada faltante de Cometela con Ignorancia, pero hay circunstancias en las que determinadas opiniones, deben reservarse para otro día.

Actualmente, lo que hoy en día es noticia es el fatídico terremoto que ocurrició en Puerto Príncipe, Haití. Cientos de miles de muertos están apareciendo bajo los escombros de una nación que ya de por sí, era la más pobre de Latinoamérica. Obviamente, es un duro golpe para los Haitianos, y por eso, cientos de personas de todo el mundo, de manera voluntaria, ha enviado donativos para ayudar en la reconstrucción de la devastada ciudad, además de ayuda humanitaria traducida en rescatistas y médicos de todas partes del mundo para atender a los cientos de heridos que aún siguen apareciendo (no hablaré de los soldados norteamericanos porque eso sería otro tema). Mi punto aquí es que, a pesar de las comodidades, hay gente que decide tocarse el corazón y enviar un donativo para favorecer a esta nación tan golpeada historicamente hablando.  Por supuesto, habrá gente que no haga nada, y están en su pleno derecho. Una decisión personal que puede ser cuestionable, pero se respeta.

Sin embargo, hay idiotas que sueltan estupideces provocadas por sinapsis erróneas de esa especie de masa amorfa que tratan de llamar ellos mismos como “cerebro”.

Pat Robertson, evangelista de Estados Unidos y animador del programa cristiano “Club 700” es el primer imbécil en abrir su bocota, diciendo que la culpa del terremoto la tienen los haitianos debido a que hicieron un pacto con el demonio para poder expulsar a los franceses de su isla, cuando luchaban por su independencia. Como fue el mismo que dijo que Estados Unidos debía asesinar a Hugo Chávez, lo tomé como un idiota. Nada nuevo bajo el sol.

Hasta que el basketbolista Paul Shirley le sigue la comparsa.

Lo malo no es que se exprese. Es lo que expresa lo que me hace derramar la bilis. En resumidas cuentas, declaró a los medios que los haitianos tienen la culpa de las consecuencias que están sufriendo, basicamente porque Shirley no tiene confianza que su dinero sirva para ayudarlos, de la misma forma que no serviría para ayudar a un mendigo. Además, mete la cuchara recomendando que los haitianos deberían usar un condón de vez en cuando, por la sobrepoblación de una isla tan pequeña (nueve millones de habitantes aproximadamente).

*inhala… exhala… inhala… exhala…*

¿ES QUE ACASO ERES UN HIJO DE PUTA?

Vamos a desglosarte tus comentarios uno por uno, y te daré mis pensamientos al respecto. Si de pronto este sujeto pasa por aquí, me vale madres. Al menos estaré en paz con mi conciencia vomitando mi bilis por su idiotez.

“No he donado nada a Haití por la misma razón por la que no doy dinero a los vagabundos en la calle. Basándome en experiencias anteriores, no creo que un tipo con un cartel que dice ‘Necesito vuestra ayuda’ vaya a hacer nada constructivo con el dólar que le dé. Tampoco creo que la gente de Haití vaya a hacer demasiado con mi dinero

La verdad, es tu soberano problema si decides donar dinero o viveres a Haiti. Sin embargo, estas rebajando a toda una ciudad al nivel de mendigos que, por las razones que los hayan llevado a una situación de calle, no hacen un mínimo esfuerzo para salir del problema. Cuando se trata de una ciudad entera la del problema, en uno de los países más pobres del mundo, lo mínimo que se debería hacer es ayudarlos a atender heridos, llevando medicamentos, o al menos quitandole las piedras de encima. Comparar una tragedia de millones, a la tragedia de uno, es ser bien hipócrita, porque ¿Qué pasaría si en el poblado donde vives (que no ocurra, por el amor de dios) ocurre un desastre natural que amerite ayuda foránea? ¿Los rechazarías para tratar de sacarte las ruinas de tu hogar por ti mismo? Pues no. Pedirías ayuda con los ojos llorosos.

“¿No tienen mucha de la responsabilidad del desastre las propias víctimas del desastre?”.

Si y no. Afirmo a tu respuesta, en el sentido que el país, ni estuvo preparado, ni está en condiciones de sobrellevar una emergencia. No está al nivel de paises como Japón, donde apenas ocurre un desastre, ya cuentan con tecnología para levantarse de sus propias cenizas. Pero niego, porque estamos hablando del ¡Jodido país más pobre de América! Dejarlos a su suerte sería hasta criminal, ¿no te parece, estimado gigantón?

“La mayor culpa la tiene Haití, como país, por ponerse en una situación en la que muchos de ellos acabaron muertos por un terremoto”.

Entonces la culpa de la caída de las Torres Gemelas es culpa de los propios norteamericano, por ponerse en una situación en que cualquier avión pueda estrellarse contra la estructura, debido a un acto terrorista, ¿no es asi?

¡Ah! Me lo puedes rebatir porque estamos hablando de seres humanos haciendo daño a otros. Te lo replanteo de esta manera: ¡Entonces, los japoneses tienen la culpa, como país, por construir en una isla que literalmente está fracturada por diversas fallas geológicas! ¿Asi, o te lo pinto más bonito, simiolón?

“¿Y si hablamos de gente que repite sus errores? ¿Y si hacen cosas que obviamente van en contra de su propio interés?”.

¿Y si hacen cosas como hablar pendejadas como tú, para empezar? Yo estudio medicina. Obligatoriamente me toca atender gente en situaciones desesperadas. ¿Pero y si decido no ayudarte cuando tengas una emergencia, porque va en contra de mi propio interés? ¿Notas lo hipócrita que suena culpar a la gente de una desgracia cuando menos se puede defender?

Porque no puedes culpar a una persona que se queda atrapada bajo unos escombros, porque tuvo la osadía de pasar por debajo de la estructura más debil.

“¿Qué tal si usáis un condón de vez en cuándo?”.

Tu señora madre debió haber seguido ese consejo, para empezar.

“[Los haitianos] expresan su indignación contra el gobierno. Pero la gente de un país tiene control sobre su gobierno […] Así que a, final, es ’su’ responsabilidad. Si el gobierno no hace lo suficiente por su gente, es la responsabilidad del pueblo cambiar al gobierno. No al revés”.

Muy politica esa afirmación. Lastima que es tan politicamente incorrecta… Empezemos desde el principio: Es OBVIO que se sienta indignación por un gobierno que no tomó las previsiones ante desastres naturales, pero tu afirmación deja entrever que ellos SABIAN que les venía un desastre de ese calibre. Uno puede preveer un desastre, estamos de acuerdo, pero tampoco nadie se puede poner tan alegre a cambiar gobiernos cuando tienes una familia enterrada bajo los escombros. El presidente Preval tendrá su cuota de responsabilidad, y a su debido momento le tocará rendir cuentas, pero tu afirmación en este momento está de más. Vendría siendo algo parecido a culpar a la victima de que un delincuente lo haya matado, porque el pueblo no cambia a un gobierno no hace nada por la seguridad. ¿Se te olvida que el que murió no es un perro callejero, sino una persona que llora, rie y caga exactamente igual que tú? ¿Sonaría lindo que tu familia escuche esa afirmación si te tocara vivir ese terrible suceso?

“Lo que funciona es enseñar […] En el caso de un país amenazado por los terremotos, enseñar quizá signifique ayudarles menos, pero hacerlo criticándoles por haber llegado a la situación en la que esta ayuda ha sido necesaria”.

En ese caso, lo mejor es dejar que alguien que quedó atrapado bajo unos escombros, se muera desangrado por multiples hemorragias internas y deshidratado por la falta de agua, mientras le tomo de la mano, le doy unas palmadas, y le digo: “Eso no se hace. Malo, malo”.

Reitero: El problema aquí no es si decides dar de tu dinero, o no. Por mí, no des nada. Tu dinero no les hace falta en realidad. Lo que necesitan, es la colaboración de médicos, rescatistas, y alimentos, agua y medicinas. Los que decidan enviar tales ayudas, ¡Bien por ellos! Los que no quieran, no se les critica. Allá ellos con su conciencia. Pero desde aquí advierto: El día que una tragedia te ocurra, ya te veré pidiendo ayuda.

Después hablamos.

Ojalá no te ocurra nada malo, para que no te quejes luego que nadie quiere ayudarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s