El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo

Este año ha sido bastante movido en algunos acontecimientos, a pesar que no pude registrarlos todos por motivos de fuerza mayor (vida propia). Sin embargo, 2009 es un año para recordar. En primer lugar, fue el nacimiento de El Eskulapio Criollo, y lo que se ha dicho aquí ha producido rasquiña en diversos elementos. Hoy, voy a realizar el resumen de año nuevo, de todo lo que me dejó el viejo. Ya saben lo que dicen: Recordar es vivir.

Trataré de escribir más seguido en el blog, para deleite de todos los internautas.

Comencemos:

1.- Abril: Fue el nacimiento oficial de El Eskulapio Criollo con una pequeña declaración de principios de lo que se van a encontrar por acá: Criticas mordazes, y hasta escupitajos de bilis, hacia todo lo que es malo o feo en la medicina venezolana, además de aplaudir lo que sea bueno. A todo el que caiga aquí, se le servirán las mismas viandas con las mismas raciones, y hasta el mismo postrecito, asi que el que se queje, que se lo cale.

2.- Mayo: Se abre el Gran Libro de las Conspiraciones, comenzando con el tema de la Influenza Porcina, o Influenza AH1N1, y tres pequeñas lineas de pensamiento que me dejaron pensando que, o la humanidad es idiota, o el que planteó la teoría no tenía nada interesante que hacer. Esta entrada la guardo siempre en mi corazón porque me visitaron (por primera vez) unas partes interesadas, los nazis venezolanos, que no supieron administrar correctamente sus fuerzas para provocarme un verdadero mal. También reseñé el caso de una buena amiga cuyo pie fue fracturado por el automovil de la jefa de la emergencia de traumatologia del Hospital Universitario de Caracas, que provocó que mucha gente se acordara de su progenitora por lo descaradamente antipática que se comportó con la que se convirtió en su paciente, y concluyo con una reflexión que trata de explicar por qué los pacientes tratan mal a los médicos: Porque los médicos hacen lo mismo. También se comentó de un Boliviano que supuestamente se infectó en Venezuela (que en su momento no se había confirmado la presencia del virus en Venezuela), para dos días después, confirmar el primer caso de esta gripe en el país.

3.- Junio: Una pequeña entrada sobre la discriminación a la que están sometidos los infectados de Influenza AH1N1 por parte de la población común. También dejo una reflexión sobre lo enferma que está mi país por culpa de los políticos sin-oficio que siempre buscan echarle la culpa al Imperio, cuando nadie ha sido capaz de responsabilizarse por sus propios actos. Y doy también una pequeña charla sobre la Influenza Porcina. Para concluir, un pequeño homenaje por un año más de la muerte del Santo de la Medicina, José Gregorio Hernández.

4.- Julio: Un artículo en Aporrea.org sobre como debe ser un científico “socialista”, me llevó a un sabroso debate con sus autores acerca de “el deber ser” de un científico, sin importar la tendencia política. Eso me llevó a pensar un poco en las implicaciones de la ciencia hoy en día, y sobre el por qué uno siempre debe mostrarse escéptico hasta con los grandes avances científicos actuales, como los alimentos transgénicos por citar un ejemplo. También doy una pequeña charla sobre trastornos alimenticios. Y finalizo con una entrada donde descalabro, artículo por artículo, un proyecto de ley ya rechazado que pretendía criminalizar cualquier tipo de noticia que pudiera sonar a “ventilación de cosas feas” sobre el país.

5.- Septiembre: Mis Patoaventuras en La Paz, Bolivia, con motivo del XXV Congreso Científico Internacional de la Federación Latinoamericana de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina (FELSOCEM). Es la primera vez que pongo mi rostro, asi que ya saben a quien mentarle la madre si se lo encuentran por ahi. También escribo mi inconformidad por la decisión de Hugo Chávez de traer más médicos cubanos a Venezuela, eliminando mis posibilidades de obtener mi futuro empleo una vez que me gradue de médico.

6.- Octubre: Le parto la crisma a la pretensión del doctor Salomón Jakubowicz, escritor del libro “Ni una dieta más”, de promover una ley anti-obesidad infantil, debido a su obvia intención de promocionar sus helados “aceleradores del metabolismo”, cuya franquicia le está dando bastantes entradas de dinero. También ofrecí una segunda parte, donde daré una continuación al mismo tema, y hablaré de otra personita tan desquiciada como este sujeto. Será la siguiente entrada del blog.

7.- Noviembre: En primer lugar, descubro con horror el nivel de pendejismo al que llegó uno de los elegidos a representante estudiantil del Consejo de Escuela de la escuela Luis Razetti, Giovanni Provenza, al pretender, en sus propias palabras, atraer a los medios de comunicación para que conozcan la problematica de los estudiantes y asi brindar soluciones, sin preocuparse de llevar una denuncia tan sencilla (hecha por servidor) como la del mal funcionamiento de los baños en los edificios dependientes de la Facultad de Medicina, demostrando su obvio interés en salir en televisión. También hago un pequeño homenaje al doctor Jacinto Convit, investigador de la Escuela Vargas, por haber sido elegido como uno de los cinco científicos más influyentes de latinoamérica, al descubrir una vacuna contra la lepra.  También, expectoro mi molestia por la suspensión de cuatro médicos del Hospital del Lídice “Jesús Yerena” al ser acusados de obligar a los pacientes a apoyar una protesta de médicos, además de la respuesta de los mismos: Renunciar en su totalidad, refiriendo a los pacientes a otros centros “a la buena de Dios”. Y para cerrar, mi decepción de las fuerzas policiales de Venezuela al no proteger a los estudiantes, médicos y pacientes del Hospital José María Vargas al ser atracados impunemente dentro de las instalaciones, pero reaccionan inmediatamente para frenar la protesta por tal ineptitud.

8.- Diciembre: El estudiante de medicina Fedor Vilacha muere asesinado por culpa de antisociales que pretendían robarle el carro, y debido a que dejaron en libertad a los sospechosos (que pueden ser inocentes), la calentera que me produjo fue tal que dejé un grito en el cielo. También vino de visita la tia del muchacho, a quien se le dió la bienvenida. Para cerrar, el francés Jean-Jacques Crèvecoeur recibe su buena dosis de Vida Real al desmontarle no una, sino dos veces, su denuncia de conspiración sobre la utilización de una vacuna contra la Influenza AH1N1 para tratar de disminuir la población, generar un estado de sitio, y permitir que las grandes farmacéuticas se lleven su buena tajada de dinero disminuyendo el número de potenciales clientes. Lo único que le faltó nombrar fueron los Iluminnati, los Reptilianos, y el Calendario Maya.

Estos fueron los grandes acontecimientos que se reseñaron en el blog durante el año 2009, y espero que el 2010 continuemos con la diversión. Ya saben que el tratamiento será igualitario con todo el mundo, sin distingo de ningún tipo, asi que al que le quede el saco, que se le ponga. Mientras tanto, esperemos que la medicina venezolana recorra un rumbo del “deber ser” y que los médicos del futuro no conviertan el Juramento Hipocrático en un Juramento Hipócrita.

Que estén bien, y nos veremos en la próxima entrega.

Anuncios

Una respuesta a “El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo

  1. Dr Salomon Jakubowicz

    Creo que mejor no seguir con a Ley contra la Comida Chatarra. Tenía suficientes problemas con los ataques de McDonald´s pero si los estudiantes de medicina venezolanos tampoco la quieren es mejor que todo siga así.

    Dr. Jakubowicz, Feliz año nuevo. Que tal, ¿Cómo está?

    ¿Usted de verdad leyó el artículo? Entonces hablaré un poquito más claro.

    Usted ahora habla sobre una ley contra la comida chatarra, pero como recordará, usted escribió sobre una “ley anti-obesidad infantil”. El solo nombre criminaliza la gordura, sin considerar causas genéticas o endocrinas de la obesidad infantil. Ya por ahí, me cuesta tomarlo en serio.

    En segundo lugar, nunca dije que no estuve de acuerdo. Solo dije que su propuesta tal cual, ya es insultante. Le he corregido la intención de la ley llamandola, y me cito a mi mismo, “Ley de fabricación y expendio de comidas de alto contenido calórico”. Si hubiera empezado por ahí, tal vez su propuesta tuviera un poco más de sentido. Pero no: “Ley anti-obesidad infantil”. Deje que me de una palmada en la frente y exclame “Que pena”.

    Recuerde que los leguleyos gustan de la letra chiquita.

    Un consejo: Deje de pensar con la cartera, y piense más con su cerebro. Para algo estudió medicina.

    Ese es el máximo esplendor de tu medicina?
    Dr Salomon

    ¿No ve que la estoy mostrando tal cual es, sin adornarla ni ponerme baboso? No mi medicina, sino la medicina venezolana en pleno. A todo el mundo que caiga aquí se le dará el mismo trato: Alabaré lo bueno, y criticaré lo malo. Todo el mundo recibirá las mismas vianditas con las mismas raciones.

    Que tenga un lindo día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s