La cura definitiva contra el mal definitivo

Escribo estas lineas a sabiendas que mi vida corre peligro. Las informaciones que he recabado han provocado risas entre mis profesores debido a mi condición de estudiante de medicina. Pero eso no es lo grave, sino que me he sentido asediado por quien sabe qué mano oscura que trata de evitar que lo que conozco, sea divulgado. Sin embargo, en honor a la verdad, he decidido divulgarla. Mi vida no se puede comparar con las de miles de millones de personas, que seguirán viviendo una vez que yo me haya hecho polvo de este mundo. Asi que, con el riesgo de que esta sea mi última entrada, aqui les escribiré sobre la cura definitiva a la peor enfermedad que haya azotado nuestro mundo desde las epidemias de la peste negra, o la gripe española.

Pero antes, un poco de historia.

En el año de 1769, el célebre científico alemán Heinrich Von Tennenbaum salió a la luz pública al hacer una descripción epidemiológica acerca de una enfermedad de posible origen orgánico (en ese entonces la investigación médica era todavía una ciencia “oculta”, debido a la imposibilidad de realizar disecciones) en la que la persona iniciaba un desgaste progresivo producto de un proceso vegetativosensorial que afectaba las conductas simpaticomiméticas de los órganos, produciendose una degeneración progresiva del cuerpo humano hasta el punto de hacerlo retroceder “a un estado previo de la evolución”, según sus propias palabras. Estas aseveraciones no fueron aceptadas por la comunidad médica de aquél entonces, y mucho menos por el clero religioso, quedando el doctor Tennenbaum reducido al escarnio público a pesar que esta enfermedad diezmaba a la población con el pasar del tiempo.

Según las investigaciones realizadas por C. Manson y M. Monroe, de la universidad de Pennsylvania, Carolina del Norte, en 1933 esta enfermedad suele afectar a las personas de edad laboral (es decir, entre los 20 y los 45 años, según cual legislación) provocando no solo una disminución de la productividad laboral de las grandes empresas, sino también un extraño comportamiento neurologicocatártico que los induce a una demencia similar a la senil, lo que ha obligado al quiebre de cientos de empresas en lo que se denominió “La Gran Depresión”, época en la que la economía estadounidense sufrió una debacle de niveles catastróficos.

Poco después, en 1945, el doctor P. Donald, de la universidad de Harvard, descubrió una cura para este mal, descrita en la revista Lancet de ese año. Sin embargo, este doctor fue hallado muerto al poco tiempo en su casa de campo en Yellowstone, aparentemente por un accidente vasculocerebral que le produjo la muerte inmediata, aunque solo contaba con 32 años de edad.

Las industrias farmacéuticas finalmente comenzaron a producir la cura para este nuevo mal, pero el medicamento, llamado “Queleden”, era poco efectivo. Las voces de protesta se elevaron, pero misteriosamente fueron calladas por quien sabe que poderosa mano mafiosa, comerciante de la muerte y la enfermedad.

Hoy en día, podemos decir a ciencia cierta que existe una cura para este mal que tanto ha aquejado a la humanidad. Este nuevo medicamento, producido por una compañía farmacéutica venezolana, ha revolucionado al mundo de la ciencia. Sin embargo, las voces de las grandes industrias farmacéuticas han hecho lo posible por evitar la comercialización del fármaco, además que algunos de los investigadores que descubrieron la molécula han desaparecido misteriosamente.

Aquí está la cura definitiva contra esa terrible enfermedad que aqueja a todo el mundo: La Estupidez

Actalmente, este fármaco esta siendo probado en Europa, gracias a dos voluntarios que han firmado la solicitud para contribuir al avance de la ciencia.

Por cierto… ¡Feliz dia de los Inocentes!

Anuncios

Una respuesta a “La cura definitiva contra el mal definitivo

  1. Espero que sea suficientemente caro, si no, no lo comprarán. 😉

    También de corazón espero que sea lo bastante concentrado para casos extremos como los de los voluntarios.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s