Hasta por usar el Facebook te pueden poner preso (sobre la Ley de Delitos Mediáticos)

Una de las cosas que advertí cuando empecé mi blog, es que iba a ser sarcástico en la medida de lo posible ante todo lo que me suene estúpido, principalmente si colidaba
con la salud de los venezolanos. Un buen ejemplo, fue lo del caso de los Himbestigadores y la Gripe Cochina. Pero hablaría lo más objetivamente posible, basándome en lo que se ha publicado en otros medios o en lo que yo mismo haya visto.

¿Estamos claros en esto? prosigo.

Lo que me motiva a escribir esto, es porque me enteré de la noticia más estúpida que se haya publicado. Y no le daría tanta importancia, de no ser que es promovida desde las altas esferas del gobierno nacional. Y algo que caracteriza al gobierno, es que lo que dice, lo cumple, para bien o para mal.

Este es el caso de la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien promulgó un proyecto de Ley a la Asamblea Nacional que penaliza lo que ella denominó “Delitos Mediáticos” a saber, según ella misma, “acciones u omisiones desplegadas a través de los medios de comunicación que constituyan delitos

Una cosa que yo comparto, es que hace falta que se regule la libertad de expresión, de tal manera que se castigue la información falsa, el llamado a guerra, la falta de ética en el periodismo, entre otras. Sin embargo, el susodicho proyecto de ley puede ser manejado como un arma contra toda opinión desplegada en cualquier medio, que le sea incómodo a algún personero del gobierno (inserte el nombre que quiera aquí), y eso es con lo que no estoy de acuerdo, y fustigaré con todo el ácido que pueda escupir.

Aquí les dejo, en exclusiva, el proyecto de ley que penalizará a quien sea, con cárcel de cuatro años, que tenga acceso incluso al facebook

Disfrutenlo, artículo por artículo:

PROYECTO DE LEY ESPECIAL CONTRA DELITOS MEDIÁTICOS

Artículo 1: Objeto de la Ley: Esta Ley tiene por objeto prevenir y sancionar las acciones u omisiones desplegadas a través de los medios de comunicación que puedan ser constitutivas de delitos; ello con el propósito de lograr el equilibrio y la armonía entre los derechos a la libertad de expresión y a la información oportuna, veraz e imparcial, y el derecho a la seguridad interna de los ciudadanos, de conformidad con las disposiciones contenidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, las leyes y en los tratados, convenios y acuerdos suscritos y ratificados por la República

¡A ponerse las alpargatas que lo que viene es joropo! Notese entonces que el objetivo del proyecto es igualar la libertad de expresión, con la seguridad interna de los ciudadanos. Notese, como dije, que el llamamiento a la guerra armada o el ocultamiento de información ante epidemias como la gripe porcina, si sería un acto de delito. Pero en Venezuela, donde cada fin de semana mueren más de 30 personas por hechos de violencia, y cuyas estadisticas de hechos violentos superan en proporción a la Guerra de Irak, dar una noticia sobre estos hechos podría ser interpretado como un atentado contra la seguridad interna de los ciudadanos, y por ende, ser calificado como hecho punible, lo que nos dejaría todavía más indefensos ante la delincuencia por no saber que tan alebrestados están los malandros y asesinos (y no olvidemos el sicariato y el secuestro, que se han vuelto negocios muy lucrativos para el hampa ultimamente).

Artículo 2: Concepto de Medios de Comunicación: A los efectos de esta ley, se entiende por medios de comunicación social, aquellos aptos para transmitir, divulgar, difundir o propagar, en forma estable y periódica, textos, sonidos, o imágenes destinados al público, cualesquiera sea el soporte utilizado.

En pocas palabras, mi humilde esquinita de la Internet puede ser considerado un medio de comunicación social, a pesar de lo poco estable que es la comunicación. Total, solo soy yo ante la computadora.

Artículo 3: Sujetos activos: Pueden incurrir en la comisión de los delitos previstos en la presente ley, las siguientes personas:

A) Los dueños y cualquier otra persona que ejerza cargos directivos en medios de comunicación impresos, televisivos o radiofónicos, tanto de naturaleza pública como privada.

B) Productores Nacionales Independientes, periodistas, locutores, conferencistas, artistas y cualquier otra persona que se exprese a través de cualquier medio de comunicación, sea éste impreso, televisivo, radiofónico, o de cualquier otra naturaleza.

En pocas palabras, El Eskulapio Criollo puede entrar facilito dentro de esa definición, ya que “cualquier otra persona”, que se exprese por cualquier medio, “de cualquier naturaleza”, es capaz de ser imputado como delincuente mediático facilito. Un pobre pendejo como yo, que ni siquiera sabe si lo leen, que no tiene poder para matar el tiempo, puede ser juzgado por un delito mediático. No sé ustedes, pero en estos momentos, me estoy sintiendo un poquito importante. ¡Gracias, Señora Ortega!

Artículo 4: Definición de Delitos Mediáticos: Constituyen delitos mediáticos, las acciones u omisiones que lesionen el derecho a la información oportuna, veráz e imparcial, que atenten contra la paz social, la seguridad e independencia de la nación, el orden público, estabilidad de las instituciones del Estado, la salud mental o moral pública, que generen sensación de impunidad o de inseguridad, y que sean cometidas a través de un medio de comunicación social

Este artículo me puso a pensar. Si es correcto lo que leí, eso quiere decir que al mismisimo Ministro de Salud, Jesús Mantilla, lo pudieran imputar por cometer delitos mediáticos. Esto debido a que en la página de descargas del Ministerio del Poder Popular para la Salud, si se fijan bien, no se han publicado los boletines epidemiológicos semanales correspondientes a la primera mitad del año 2009. El mismo ministro declaró una vez que los datos de los boletines epidemiológicos no podían divulgarse tan facilmente, ya que eran datos estratégicos para la seguridad de la Nación; pero eso deja indefensos a los venezolanos ante la imposibilidad de saber de qué diantres se está enfermando. Y antes de este señor, se publicaban tales boletines de manera religiosa y oportuna. Por lo tanto, Jesús Mantilla estaría atentando “contra la paz social, la seguridad e independencia de la nación, el orden público, estabilidad de las instituciones del Estado, la salud mental o moral pública”. Y recordemos que cualquier medio, en este caso la página del MPPS, entra en el saco que acaba de tejer la Señora Ortega.

Y declaro responsablemente que, como el Ministro no es el Ministerio, reconozco que ante la gripe porcina, han estado trabajando de manera correcta.

A ver como me bailan ese trompo en la uña.

Artículo 5: Divulgación de noticias falsas: Toda persona que divulgue a través de un medio de comunicación social, noticias falsas que ocasionen una grave alteración a la tranquilidad pública, pánico en la población, la hubieren mantenido en zozobra, que haya alterado el orden público, que hubieren producido un perjuicio a los intereses del Estado, será castigada con una pena de prisión de dos a cuatro años.

Se aplicará la misma pena a la persona responsable del medio de comunicación social

¿Alguien se acuerda todavía de los Himbestigadores?

De cualquier forma, notese que, descartando las circunstancias en que acepto que existe la comisión de delito en los ejemplos que ya dije, el que se responsabilice también al dueño del medio es una invitación a la autocensura. Obviamente, cada quien se hace responsable de lo que dice, y los dueños de medios no necesariamente compartirán la opinión que diga el empleado, pero imputar también al jefe por lo que dijo el subordinado, es francamente una estupidez. Puede tener una obligación con el presunto delincuente mediático en lo que se refiere a sanciones, pero no por eso, se hace cómplice del delito. Al césar lo que es del césar.

Artículo 6: Manipulación de Noticias: Toda persona que manipule o tergiverse la noticia, generando una falsa percepción de los hechos, o creando una matriz de opinión en la sociedad, siempre que con ello se hubiere lesionado la paz social, la seguridad nacional, el orden público o la salud mental o moral pública, será castigada con una pena de prisión de dos a cuatro años.

Se aplicará la misma pena a la persona responsable del medio de comunicación social.

¡Ah, caray! Si esto es así, la defensora del pueblo, Gabriela Ramírez también sería una delincuente mediática. Esto debido a que ella misma declaró que los problemas de inseguridad que vive Venezuela son producto de una sensación. O sea, que la gente tiene la mala creencia (o la mala fe, elija usted) de que en Venezuela hay mucha inseguridad. Me gustaría saber que opina la señora del barrio del Guarataro, que le mataron su muchachito deportista o futuro universitario por una bala perdida durante un enfrentamiento de bandas. Yo, en lugar de esa madre que espera en la puerta de la morgue de Bello Monte al cadáver de su hijo o hija, me sentiría muy insultado, o lesionado en “la paz social, la seguridad nacional, el orden público o la salud mental o moral pública”

Artículo 7: Negativa a revelar información: El director, gerente, editor o responsable del medio de comunicación social que se niegue a revelar la identidad del autor de la emisión o artículo periodístico publicado bajo seudónimo o en forma anónima, cuando este le hubiere sido requerida por el Ministerio Público, será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años

Supongo que con esto, el diario Vea, periódico oficialista de amplia difusión de Caracas (me aventuraría a decir “de distribución nacional”, pero eso no lo sé) estaría en obligación de revelar la identidad de “Marciano”, articulista principal del periódico, en el caso de que el Ministerio Público se lo exija a su editor en jefe, Guillermo García Ponce, o al dueño del periódico,  porque tengo entendido que en Venezuela, está prohibido publicar nada de manera anónima o con seudónimo en medios impresos. Si eso cambió, que venga alguien y me lo confirme.

Artículo 9: Coacción mediática: Los propietarios, directivos, o responsables de medios de comunicación social que empleen éste para amenazar, intimidar, coaccionar o de cualquier otra manera infundir un temor a otros, serán castigados con pena de prisión de uno a tres años.

¡Es el primer artículo que encuentro que tiene sentido! Yo aplaudo este, pero un solo artículo no salva toda la ley.

Un momento, ¿son cosas mías o el artículo 8 no existe? ¡Y les juro que estoy comentando esta ley conforme la leo!

Artículo 10: Omisión voluntaria de suministrar información: Los propietarios, directivos o responsables de medios de comunicación social que de manera voluntaria e injustificada , se negarán a informar sobre hechos o situaciones cuya falta de divulgación constituya una lesión al derecho a la información consagrado en el artículo 58 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, serán sancionados con prisión de dos a cuatro años.

Este articulo, por una coma mal puesta y un acento en “negarán” me acaba de dar interpretaciones confusas. Si voluntaria e injustificadamente te puedes negar a dar la información tal como reza el artículo, y aún así vas preso, ¿que pasaría si lo justificas? ¿o si lo haces de manera involuntaria? ¿vas preso de todas formas? ¿O te salva el justificarte o el hacerlo involuntariamente? No entiendo nada.

Artículo 11: Instigación: El que por cualquier medio de comunicación social, realizare publicaciones o transmisiones destinadas a promover la guerra, o el odio u hostilidad entre sus habitantes o colectividades, en razón de su raza, sexo, religión, nacionalidad, ideología o militancia política, será sancionado con pena de dos a cuatro años.

Con igual pena serán castigados los responsables o directivos de medios de comunicación social que publiquen o transmitan estos mensajes.

A continuación, los dejo con Alberto Nolia, comentarista del programa “Los Papeles de Mandinga” del canal del estado Venezolana de Televisión, en una de sus muy floridas apariciones en pantalla:

Artículo 12: Obstaculización de actividades de medios de comunicación: Toda persona que obstaculice o impida, por coacción, violencia, amenaza, engaño o soborno, el libre funcionamiento de cualquier medio de comunicación social, público o privado, lesionando el derecho a la información veráz, oportuna e imparcial del cual son titulares todos los ciudadanos, será castigada con pena de prisión de uno a tres años.

Ah, que lindo, un artículo que es arma de doble filo, ya que Globovisión, el único medio que adversa frontal (y a veces, visceral) mente al gobierno, tiene prohibida la entrada a cuanto acto oficial ocurra, y sus periodistas son apedreados por gente del oficialismo cuando se presenta la oportunidad, y los de Venezolana de Televisión están practicamente vetados de cualquier acto de oposición (por muy democráticos y defensores de la libertad de expresión que se dicen ser), ya que sus partidarios insultan y agreden a sus periodistas a la primera oportunidad. Lo que es igual no es trampa, pero ese boomerang se les puede revertir.

Artículo 13: Exenciones de responsabilidad: Los responsables de los medios de comunicación social no incurrirán en los delitos previstos en la presente ley por los comentarios emitidos por aquellas personas que participen accidentalmente en transmisiones en vivo, que incluyan la intervención del público, siempre y cuando se le advierta al emisor del mensaje que pudiera estar incurriendo en violación de las leyes.

También estarán exentos de responsabilidad penal los responsables de los medios de comunicación social, respecto de las opiniones emitidas por los parlamentarios en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

¡Genial! Se pagan y se dan vuelto. O sea, que ante transmisiones en vivo, habrá que decirle a la gente de a pie, que tenga mucho cuidado con el Coco porque le jalará las patas a la cárcel hasta por cuatro años. O sea, que aún los que no sepan como usar el Twitter o el Facebook son personas imputables para esta ley. Qué jorobar.

El segundo párrafo es igual de delicioso, ya que mientras no se toque al parlamentario en el ejercicio de sus funciones, todo bien. Y luego decían que los medios privados reaccionaban por tocarles sus intereses personales, pero los intereses personales de los parlamentarios, ni con el pétalo de una rosa. Los del canal de la Asamblea Nacional, ANTV, se salvó por los pelos.

Artículo 14: Sanciones accesorias: En caso que el responsable de un medio de comunicación social sea condenado por medio de sentencia definitivamente firme por la comisión de un delito mediático, quedará suspendido como responsable del medio de comunicación social en cuestión durante el tiempo que dure el cumplimiento de la pena. Por igual tiempo quedará inhabilitado para desempeñar cargos directivos en otros medios de comunicación.

De tratarse de un productor nacional independiente como sanción accesoria a la pena impuesta por la comisión del delito mediático o comunicacional, se le revocará el certificado que lo acredita como tal.

Esta es lógica. Pero como ya de por sí la ley es una cuasi-prohibición a hablar en público, no salva la puesta de torta de la Señora Ortega.

Artículo 15: Publicación de la sentencia condenatoria: El juez de la causa, ordenará que la decisión definitivamente firme, recaída en un caso relacionado con la comisión de un delito mediático sea publicada en una sola oportunidad, a costa del condenado y en lugar preferencial en la página en la página editorial del medio impreso o difundida en horario estelar a través del medio de comunicación en que se hubiese cometido el delito, dentro de los siete (7) días siguientes a su remisión. Esta publicación o transmisión debe realizarse sin comentario, apostilla, intercalación o cualquier otra especie de comentario.

¿Eso no les suena a la Letra Escarlata?

Artículo 16: Otras responsabilidades: Las sanciones establecidas en la presente ley, no excluyen del ejercicio de las acciones administrativas que procedan contra el medio de comunicación o sus responsables, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, Ley de Telecomunicaciones, y demás leyes que rijan la materia.

O sea, más palo cochinero contra el medio de comunicación. Ya no se trata de matar al mensajero si no les gusta el mensaje, sino destruir la oficina postal en el camino. Bravo.

Artículo 17: Remisión: En todo lo no previsto en la presente ley se aplicarán las disposiciones contenidas en el Libro Primero del Código Penal, y en cuanto al procedimiento se aplicarán las normas del Código Orgánico Procesal Penal por ser éste el cuerpo rector en el procedimiento penal.

El remiendo del capote roto. Lastima que tiene una extensión del tamaño de la Fosa de las Marianas en el equivalente textil.

Disposición Derogatoria

Única: Se derogan todas las disposiciones contempladas en otras leyes que colidan con la presente ley.

En otras palabras: Esta ley la metemos si o si, aunque nos llevemos cualquier traba que proteja a los que consideremos delincuentes y que no nos convenga. ¿Así sonó clarito?

La gente no es tonta, asi que les dejo este extenso artículo para que saquen sus propias conclusiones. Advierto: No me hago responsable de los comentarios de los usuarios. La gente es lo bastante grandecita para saber cuando está metiendo la pata al hablar. Y me reservo el baneo para quien no acate la regla de respeto entre los comentaristas y hacia mi mism

Anuncios

Una respuesta a “Hasta por usar el Facebook te pueden poner preso (sobre la Ley de Delitos Mediáticos)

  1. Pingback: El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo « El Eskulapio Criollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s