La Discriminación Cochina.

Hay que seguir hablando de la Influenza AH1N1, aunque sea un monotemático. Aún sigo trabajando en la entrada sobre la enfermedad como tal, pero debo retrasarla por muchos acontecimientos “en pleno desarrollo”, como diría Walter Martínez, para poder hablar de cosas más importantes.

Hijole mano, que ahora está de moda discriminar a los charros.

Hijole mano, que ahora está de moda discriminar a los charros.

El día de hoy, quiero hablarles sobre la discriminación. Dejando de lado las muy recientes visitas en la entrada sobre los Himbestigadores, quiero hablar de la discriminación por causa de las enfermedades. Esto no tendrá muchas referencias bibliográficas, sino solo mi opinión personal, asi como tratar de tomar alguna que otra referencia histórica. El que esté de acuerdo conmigo, perfecto. Quien no lo esté, perfecto también.

Porky bajo el mando de Al Qaeda

Porky bajo el mando de Al Qaeda

la discriminación por causa de las enfermedades no es un tema nuevo. Es una enfermedad que ha afectado a la humanidad desde los tiempos bíblicos. Los lectores de la Biblia sabrán a qué me refiero: La Lepra, enfermedad infectocontagiosa provocada por el Mycobacterium leprae, es una referencia obligatoria en este tema. Los leprosos eran tratados como escoria de los cuales había que alejarse. Se argumentaba que su enfermedad era un castigo divino por los pecados cometidos, y se estigmatizaba no solo a los enfermos, sino también a las familias, ya que si sufrían la enfermedad, era una extensión del pecado del padre o la madre hacia los hijos. Tanto arraigo tuvo esa enfermedad en la psiquis de la gente, que en Venezuela, a pesar de que existe una buena covertura de tratamiento y hasta una vacuna creada por el Dr. Jacinto Convit, los leprosos siguen sufriendo ese estigma, sobre todo en las poblaciones rurales, donde los avances científicos, no nos caigamos a engaños, dificilmente llegan.

Otra referencia obligada es el SIDA. La famosa “Enfermedad de los homosexuales” que tanto daño le está provocando al mundo. Hoy en día, se conoce mucho sobre esta enfermedad, provocada por la infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), y cada vez más, la gente del planeta corre un alto riesgo de infectarse de todas las maneras que en teoría, ya conocemos. Sin embargo, a pesar de toda la información existente, los “sidosos” siguen siendo blanco de la discriminación y el odio. Aunque a simple vista la discriminación ya no es tan evidente, aún existe. El temor a infectarse por una leve cortada, un beso o un apretón de manos persiste, y es poco probable que desaparezca, amén del gigantesco esfuerzo de las campañas publicitarias para informar a la gente sobre este mal.

¡CULPABLE!

¡CULPABLE!

Y ahora, el tema actual, la Gripe Porcina. La enfermedad entró a Venezuela por un muchacho de 22 años, quien viajó a Panamá para participar en un congreso. Cuando regresa, se descubre que estaba infectado. Muchos rumores sin confirmar corrieron, como que el chico no llenó la cartilla epidemiológica cuando ingresó a Venezuela, o que no cumplió con su aislamiento. Sin embargo, afortunadamente, el chico salió del mal. Pero según relata en la edición del Últimas Noticias del 14 de Junio de este año (justo el día que escribo esto), él y su familia han sido victimas de la discriminación. Relata que entró a un banco repleto a hacer sus diligencias, y cuando es saludado por un conocido haciendo referencia a la infección resuelta del chico, el banco queda completamente vacío y la cajera se niega a atenderlo. Así también le ocurre a una señora infectada en el Estado Tachira, la cual ella y su esposo viven amenazados por los vecinos con desalojarlos y hasta organizar acciones legales en su contra, por el simple crimen de haberse infectado cuando viajó a Estados Unidos.

Son tildados de terroristas y criminales que buscan esparcir una enfermedad, cuando, según relatan, han cumplido las órdenes de aislamiento a cabalidad. El hombre “cero”, el primer infectado, está sano, y eso es motivo de alegría, pero aún debe vivir la otra pandemia: el odio, el desprecio de gente obtusa que sólo cree en su miedo a lo desconocido como verdad absoluta. La información para cuidarse está presente en todas partes, y no se justifica semejante comportamiento.

Al menos en las buenas y en las malas

Al menos en las buenas y en las malas

Puedo comprender el pánico. Las reacciones provocadas por el miedo son predecibles. Por culpa del miedo a lo desconocido, a lo potencialmente peligroso, podemos perjudicar a nuestros seres queridos y a los que no están involucrados. Reacciones así, en este mundo interconectado y globalizado, son simplemente una idiotez. La información sobre esa enfermedad está en la Televisión, en la Internet, en los periódicos, en todas partes. Es necesario dejar el miedo de lado, y empezar a investigar. Los tiempos de la discriminación debieron haber desaparecido muchas décadas atrás. Se supone que somos seres racionales, completamente distintos de los animales.

Es la hora de demostrar que los seres humanos somos eso, humanos.

Anuncios

Una respuesta a “La Discriminación Cochina.

  1. Pingback: El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo « El Eskulapio Criollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s