Y luego los médicos nos quejamos de que nos tratan mal…

Aquí ocurrió el asunto.

Aquí ocurrió el asunto.

Acababa de salir de mi práctica clinica en el Hospital Universitario de Caracas. Hasta ahi, todo normal. Andaba hacia la rampa del estacionamiento cuando escucho un grito y una conmoción. Una señora habia pisado con su automovil a una compañera mía, y esta, bajandose del vehículo, se excusa con un escueto “¡Pero si yo iba lento!” para, acto seguido, volver al mismo y estacionarlo, y poco después, entrar al hospital.

Otras compañeras y yo llevamos a la agraviada a la emergencia, y descubrimos que la misma señora que atropelló a mi amiga, era la Coordinadora de Triaje de la Emergencia del hospital. La pasa de inmediato y la empieza a atender, hasta que mi compañera le suelta la siguiente perla: “Pedirme disculpas no le va a quitar el título, ¿sabe? pero igual la perdono”.

La “doctora” siguió atendiendola, le despachó sus ordenes para la radiografía y analgésicos, y adiós, que si te vi, ni me acuerdo.

Esto me dejó reflexionando sobre la situación de intolerancia que estamos viviendo los médicos hoy en día (y aunque no soy médico, pronto lo seré, asi que me incluyo en el paquete): Nos han llamado mercenarios, comerciantes de muerte, elitistas y vendepatrias. Pero ¿no existen médicos que se merecen semejantes epitetos? ¿Esta “doctora” no será un ejemplo más de lo que viven los pacientes en nuestro sistema de salud, que es maltratado por los médicos con tal de sacarle un billetico, o porque el médico ya está cansado y quiere deshacerse del fastidio que tiene delante? ¿Acaso por creer que es la que más mea en el perol, puede darse el lujo de tratar a alguien que acaba de pisotear con su automovil a alguien, por muy leve que haya sido la lesión, de la manera en que lo hizo?

Lo triste es que esa actitud se refleja en la cotidianidad: en el empleado público, en el vendedor, en el motorizado abusador, en el conductor de autobus ladillado porque le pagan el pasaje estudiantil o tiene que cargar con un viejito, en fin, en toda la población. Y aunque sea cierto que el estrés de la situación del país está generando una carga de violencia enorme, no es excusa de que nos tengamos que reducir a animales irracionales que, por tener un título y un trabajo comodo, puede darse el lujo de tratar como trapo sucio a una victima suya, que convirtió en paciente.

A los médicos, tristemente, nos están regresando la cucharada del mismo remedio.

PD: Ante los sentimientos provocados por esta situación, me acordé de cierto tema musical de un programa humoristico español que resultó muy esclarecedor.

Concuerdo con esta gente: ¡Hay que decirlo más!

Anuncios

Una respuesta a “Y luego los médicos nos quejamos de que nos tratan mal…

  1. Pingback: El Resumen del Año en El Eskulapio Criollo « El Eskulapio Criollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s